Rusia acusa de inadmisibles las acusaciones de EEUU contra Siria, ya que señala al Gobierno de Siria de estar preparando un nuevo ataque con armas químicas.

“Consideramos inadmisibles las amenazas de este tipo contra el gobierno legítimo de Siria”, denunció el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov,

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, declaró ayer: “Estados Unidos ha identificado la posible preparación de otro ataque con armas químicas por parte del régimen de Bashar al Assad que podría provocar una masacre de civiles, incluyendo niños inocentes”.

En su defecto Peskov describió que culpar al presidente sirio, Bashar al Assad, sin una investigación precisa, “es ilegítimo e injusto”.

“Consideramos imposible responsabilizar a las fuerzas armadas sirias” de la tragedia con armas químicas, que tuvo lugar el pasado 4 de abril en la provincia siria de Idlib, expresó Peskov.