El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias «Timochenko», se reencontraron hoy en un paraje rural a más de 200km de Bogotá para escenificar el fin del desarme de la guerrilla colombiana.

Con ese acto finalizan 53 años de violencia, que empezó con la firma del acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016.

Ayer, una misión de la Organización de las Naciones Unidas verificó que se tiene almacenado el conjunto de las armas de las FARC registradas: 7 mil 132 armas, salvo aquellas que, de conformidad con la Hoja de Ruta, servirán para dar seguridad a los 26 campamentos.

La misión ha verificado un total de 77 caletas con armas (las que fueron extraídas) pero se estima un total de 900.

Para Juan Manuel Santos, Colombia está ante la mejor noticia en 50 años. Según el mensaje con que la celebró este martes en Twitter el presidente de la República, «las FARC dejan sus armas y la palabra será su única forma de expresión».