Adoptados por familias estadounidenses, y aun así deportados

7

“Phillip Clay fue adoptado por una familia estadounidense de Filadelfia cuando tenía 8 años. Veintinueve años después, en 2012, después de muchos arrestos y con problemas de drogadicción, lo deportaron a su país de origen, Corea del Sur. No sabía hablar el idioma, no conocía a nadie y no recibió el apoyo necesario para tratar sus problemas de salud mental, que incluían un desorden bipolar y el abuso de drogas y alcohol.

Clay se suicidó el 21 de mayo, al saltar del piso 14 de un edificio de departamentos al norte de Seúl. Tenía 42 años de edad.

Para los defensores de los derechos de los adoptados en el extranjero, su suicidio fue un doloroso recordatorio de un problema que Estados Unidos necesita solucionar urgentemente: los adoptados en el extranjero que nunca obtuvieron la ciudadanía estadounidense. La Campaña por los Derechos de los Adoptados, un grupo de activistas, estima que 35.000 adultos adoptados en Estados Unidos podrían carecer de ciudadanía porque antes del año 2000 no se otorgaba automáticamente durante el proceso de adopción”.

Lee  la nota de en este enlace