El pasado lunes elPeriódico publicó un artículo donde se evidencia que Rafael Maldonado, abogado de organización CALAS, además de dirigir las acciones contra la Minera San Rafael, asesora a vecinos que están negociando en la venta de terrenos. Por un lado ataca a la empresa para defender el Ambiente, pero por otro quiere negociar con esta para obtener ventajas económicas.

Maldonado aceptó esta situación ya que no pudo negar los audios que se publicaron en la nota en mención: AUDIO 1 y AUDIO 2

La Cuchilla es un lugar de 470,262.75 metros cuadrados declarado inhabitable por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED). A pesar de ellos la empresa les propuso a las familias un precio de Q45 por metro cuadrado más un bono de emergencia de Q150 mil, y un bono adicional de Q30 mil.

Sin embargo el abogado Maldonado dice en uno de los audios que “la idea es subirlo lo más cercano a los US$100 por metro cuadrado a cada uno de los damnificados verdad, entonces allí hablaríamos mañana que yo cobraría un porcentaje por cada uno de los acuerdos que lleguen subiéndolo lo más cercano a los US$100 que ustedes quieren”. El porcentaje que pretendía cobrar es de 15 a 20%.

Atractiva comisión

Si son 470,262.75 metros cuadrados y pretenden $100 por metro, hablamos de $47,026,275.00. Esto en quetzales es Q357,399,690.00.

La comisión por este negocio oscilaría entre Q53.6 millones y Q71.5 millones.

Negocio redondo

1 Recibe beneficios como parte de su trabajo en CALAS

Es natural que un abogado cobre a la organización para la cual trabaja. Su trabajo, según sus publicaciones, es en defensa de los pueblos indígenas del lugar y buscando expulsar a las empresas.

2 Recibe beneficios por pedirle dinero a la empresa que busca expulsar

Como quedó evidenciado con documentos y audios, la negociación de los terrenos le produciría más de Q50 millones. Los Q20 mil de los honorarios por negociar terminan siendo un pelo a un gato.

Más allá de un conflicto de interés “defender derechos” es un negocio redondo y podría verse como una extorsión.

Aún así, hay quienes le defienden. ¿Usted qué opina?

Podría interesarle:

Calas y su oposición sistemática a los proyectos de desarrollo en minería

Calas y su oposición sistemática a los proyectos de desarrollo en minería