¿Por qué nos asociamos en una asociación civil?

Pues porque el hombre ha descubierto que puede vivir mejor, vivir una buena vida y prosperar por medio de la cooperación con otros hombres intercambiando bienes y servicios en un mercado libre. La división del trabajo sólo es posible si existe la posibilidad del intercambio comercial.

¿Y qué requisito es indispensable para que el asociado civil pueda prosperar y vivir una buena vida?

Pues que pueda ser virtuoso, porque la consecuencia de vivir una vida virtuosa es la buena vida o florecimiento.

¿Y qué es ser virtuoso?

Básicamente es tener una conducta habitual sensata, prudente. Es usar la razón para identificar lo que lo beneficia a uno y lo que lo perjudica a uno, para poder buscar lo primero y rechazar lo segundo. Por ejemplo, la aplicación de la sensatez o prudencia a cómo administrar uno sus bienes es la virtud de la liberalidad. Como la liberalidad es una disposición intermedia con respecto al dar o gastar y recibir o adquirir dinero, el hombre liberal no sólo da y gasta en la cantidad adecuada y en los objetos idóneos, en asuntos pequeños y grandes, sino que acepta también la cantidad correcta de la fuente apropiada. Como su virtud es una condición intermedia con respecto a dar y recibir, él hará ambos de manera correcta. Esta es la virtud de economizar bien, de quien hace su cálculo económico, para administrar bien sus bienes, para funcionar bien como humano donde su vida no carezca completamente de riquezas, salud, y placeres, porque su ausencia es incompatible con la felicidad, que no consiste en estos bienes, pero los supone.

La virtud de la veracidad es nunca tratar de falsificar la realidad en manera alguna. La sensatez es la virtud básica de la sana moral. Es la virtud de ejercitar la mente, de estar en contacto con la realidad, de no evadir. Y todas las virtudes específicas son una forma de sensatez. Pero cada virtud específica debe añadir algo a la definición general, de lo contrario, sería inútil, pues sólo repetiría lo que ya sabemos. Cada una de las virtudes específicas debe especificar o añadir algún aspecto que no resulta obvio de la proposición: Usa tu mente, identifica, no evadas. Específicamente, la veracidad es no falsificar la realidad. La sensatez consiste en decir que la existencia está allí, existe, trata de captarla. La veracidad consiste en decir que sólo la existencia existe, no trates de fabricar otra, no manufactures lo irreal como substituto.

La virtud de independencia es la aplicación de la virtud de la sensatez a la acción de dirigir uno su propia vida. Es hacer el camino propio. La virtud de la integridad es rehusarse a falsificar la consciencia. Es aplicar la virtud de la sensatez a mantener la unidad entre las acciones y las convicciones propias. La virtud de la justicia es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de evaluar y tratar acorde a esa evaluación, a otros individuos. La virtud de la productividad es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de crear valores materiales. La virtud de la creatividad es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de crear nuevos valores materiales. La virtud de la laboriosidad es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de aprovechar el tiempo en crear valores materiales. La virtud de la ambición es aplicar la virtud de la sensatez al proceso de conseguir lo mejor para uno, empleando lo mejor de uno, para mejorar uno su calidad de vida. La virtud de la resolución es aplicar la virtud de la sensatez al proceso de identificar, elegir y actuar para conseguir lo mejor para uno. La virtud de la benevolencia es la aplicación de la sensatez al compromiso de conseguir los valores que se derivan de la vida con otras personas en sociedad, al tratarlas como socios de negocios potenciales, reconociendo su humanidad, independencia, e individualidad, y la armonía entre sus intereses y los propios. La virtud de la templanza es la aplicación de la sensatez para definir el justo medio  en todo lo que se refiere a los placeres para disfrutar sanamente la vida. La virtud de la magnanimidad es la aplicación de la virtud de la sensatez a adquirir y crear los valores de carácter que lo hacen a uno merecedor de florecer. La virtud de la responsabilidad es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de elegir y honrar aquello a que nos obligamos. La virtud de la confiabilidad es la aplicación de la virtud de la sensatez al proceso de demostrar y asegurar honrar aquello a que nos obligamos. La virtud de la honradez es la aplicación de las virtudes de la sensatez y la justicia a conseguir los valores que se derivan de la vida con otras personas en sociedad, al evitar perjuicios a terceros de modo deliberado. La virtud de la sinceridad es la aplicación de las virtudes de la sensatez y de la veracidad al proceso de alcanzar valores sociales.

El mercado, que es un proceso, es una relación fundamentada en la benevolencia, tolerancia y justicia. En esta todos los participantes se consideran iguales y se juzgan en base a sus virtudes. Es una relación entre individuos deseosos de enfrentar los hechos, que piensan por sí mismos, que actúan según su mejor juicio. Lo que importa en el mercado es el intercambio de valor por valor.

¿Y qué puede evitar que el individuo sea virtuoso, que sea sensato, que actúe de acuerdo a su mejor juicio?

Otros hombres pueden y sólo por medio de la iniciación de la fuerza.

¿Y cómo se puede evitar que otros hombres le impidan al asociado civil actuar de acuerdo a su mejor juicio, a actuar virtuosamente?

La sociedad civil crea una institución, el gobierno, cuya única función es proteger la libertad de sus asociados para actuar rectamente, es decir, virtuosamente, de acuerdo a su mejor juicio. El gobierno debe proteger a sus ciudadanos de aquellos conciudadanos o extranjeros que quieran mediante el uso de la fuerza obligarlos a actuar en contra de su mejor juicio. El gobierno se instituye para garantizarle al ciudadano la libertad de producir aquello que desee y de hacer uso, como mejor juzgue, del producto de su trabajo, es decir de su propiedad, para vivir la vida como le apetezca. Por eso escribió Aristóteles que la polis –ciudad estado– es la asociación de hombres libres con el propósito de vivir la vida virtuosa.

 

¿Pero qué pasa si los funcionarios de gobierno, en lugar de proteger la libertad, la propiedad y la posibilidad de vivir la buena vida de sus ciudadanos, atacan esta libertad y propiedad, obligando a los individuos a actuar en contra de su mejor juicio?

Se pervierte la función del gobierno al convertirlo en el arma de los delincuentes.

¿Qué pasa cuando diputados de Convergencia y ex Convergencia pretenden imponer leyes que le roben al ciudadano su libertad de expresión, su propiedad mediante expropiaciones arbitrarias, su libertad de hacer uso de su propiedad como mejor juzgue, obligándolo a poner precios anti económicos por los servicios que presta?

Se da una agresión legal más no legítima.

¿Qué pasa cuando colectivos criminales como Codeca bloquean las rutas de comunicación con el consentimiento del gobierno, robándoles a los ciudadanos su tiempo, que es dinero, para exigir que el gobierno le robe sus propiedades a los productores de energía eléctrica?

Pérdidas en los patrimonios.

¿Qué pasa cuando los mismos diputados socialistas pretenden robarles a los ciudadanos el fruto de su voto, tratando de remover al presidente electo mediante un intento de llevarlo a juicio con una acusación espuria?

Destrucción del juego de regir nuestra política por medio del sufragio universal.

¿Qué pasa cuando se castiga a la policía y se protege a los delincuentes?

Impunidad.

¿Qué pasa cuando se emiten tantas leyes para le ejecución de presupuestos, que si se cumple con alguna se viola otra, y la Contraloría acecha para meter preso al ministro que se equivoque?

Parálisis.

¿Qué pasa cuando la Corte Suprema ayuda a un extorsionador de Calas, congelando la actividad productiva lícita y con licencia (extendida por el Gobierno de Guatemala) de la minera San Rafael? ¿Cómo nos deja ante la opinión internacional esa conducta, propia de un estafador y ladrón, que una vez su víctima ha invertido importantes sumas de dinero en el negocio acordado con la garantía que da la licencia, lo bloquea? ¿Y cómo nos deja a los ciudadanos que tendremos que pagar la indemnización a la minera cuando gane la demanda que le hará al Gobierno de Guatemala por incumplimiento de contrato en las cortes internacionales?

Desinversión, daño a la reputación de los guatemaltecos y pobreza.

 

Toda acción humana es precedida por la deliberación, por el pensamiento. El pensamiento del individuo se ve influenciado, sépalo él o no, por una ideología –que es un conjunto de doctrinas relativa a la conducta y relaciones sociales– falaz o no.

¿Qué sucede si esta doctrina detrás de las acciones de algunos funcionarios de gobierno es esa que Marx describe como «en este sentido, los comunistas pueden resumir su teoría en esta fórmula única: abolición de la propiedad privada.»? [Manifiesto del Partico Comunista]

Que el país está de cabeza. Que va al revés. El gobierno que así funciona, en lugar de proteger los derechos de los ciudadanos los viola, deshaciendo el estado de derecho, aniquilando la economía, arruinando la reputación de Guatemala, ahuyentando toda inversión, destruyendo la sociedad.

¿Son tan ciegos quienes así actúan que no se dan cuenta que el final de ese camino es la miseria y que los perjudicará a ellos también, como está sucediendo en Venezuela?

El socialismo siempre destruye a la sociedad civil y sume a los ciudadanos en la pobreza extrema.

¡Siempre!

¿Podremos rectificar el camino?

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo