El nombre de Janeth Angulo Parra pasará a la historia como el de otra víctima del régimen de Nicolás Maduro. La activista murió tras recibir un balazo en la cabeza, en medio de las protestas que se desarrollaban en la localidad de El Tocuyo.

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) es señalada por la oposición como la responsable.

Testimonios revelan que “la docente jubilada se encontraba en la calle y al escuchar las detonaciones corrió al interior de su casa, donde fue alcanzada en la cabeza, por un proyectil”. Aunque fue trasladada a un hospital, falleció minutos después.

Con su muerte, sube a 109 la cifra de víctimas de la represión del régimen chavista contra la población civil, en 103 días de protestas.