Versión Deluxe, es el blog de música de Luis Fernando Alejos y República.

Resultará extraño admitirlo, pero cuando el artista del hip-hop, productor, usuario errático de Twitter, e ícono de la cultura pop Kanye West se refiere a su más reciente álbum The Life of Pablo como una obra góspel, no se equivoca. Hay voces soul, coros soberbios y la controversia que acarrea 9/10 de las canciones de West. Apostar que podría acostarse con Taylor Swift (afirmación que la igual de ególatra cantautora tuvo como primicia, solo para luego fingir indignación desde un podio) no es lo más remotamente escandaloso en el álbum.

El escándalo es lo menos atractivo de esta pieza, de todos modos; hubo suficiente amarillismo en su disco anterior Yeezus. Siguen habiendo referencias a “perras”, y envidia, la misoginia y el sexismo forman parte del hip-hop y Yeezy no está por encima de este fenómeno. Highlights es un ejemplo de cómo este es el góspel de acuerdo a Kanye. Ahí encuentra verdades prácticas, como “Fucking Black Chyna helped Rob with the weight” (se refiere a Rob Kardashian, su cuñado, y a su ahora exprometida). Pasa hasta en las mejores familias, pasa en la vida, pasa en The Life of Pablo.

Snl GIF - Find & Share on GIPHY

Además de la melodía del minimalismo de Ultralight Beam y el beat de Famous, hay tres canciones en fila que capturaron mi atención y me hicieron escuchar más despacio: Waves, FML y Real Friends. La vulnerabilidad, inseguridad y honestidad son claras: “puedo destruir mi vida pero solo yo puedo mencionarme”. Real Friends le da duro al corazón: si bien no todos hemos sido extorsionados por un primo que se robó una laptop con imágenes comprometedoras, todos podemos ignorar a nuestros verdaderos amigos.

Siguiendo un poco de cerca la biografía de West, en este track podemos anticipar su futura separación de Jay-Z (su exmentor, compañero de negocios y supuesto amigo). “How many of us are real friends?” pregunta, y luego se responde: “I guess I get what I deserve”. El aislamiento es duro para cualquiera. Wolves continua esta sensación de paranoia. Kanye debe proteger a su familia de los lobos que están afuera. Las voces de Sia y Vic Mensa complementan con R&B la sobriedad del arreglo.

Snl GIF - Find & Share on GIPHY

30 Hours es una fantasía de improvisación sobre un beat contagioso. No More Parties in LA tiene una producción que hace ecos del rap y el hip-hop más clásico y sabroso. Kendrick Lamar lo acompaña en estas rimas donde West implora por no tener que conducir a más fiestas en Los Ángeles. Demasiado exceso, demasiada fiesta, demasiados riesgos en la autopista. Ahora piensa en Kim (Kardashian West, su esposa), su hija North y su –entonces futuro– hijo Saint. Reflexiona sobre cómo las futuras generaciones serán las víctimas al ser concebidas como un instrumento para obtener dinero. Pero no todo es serio: Kanye perdona también al primo que le robó la “compu”.

Facts es como para no tomarla en serio. Es el puro ego, aunque tiene una broma irónica sobre Steve Harvey y el supuesto agresor sexual Bill Cosby. Fade y su ultra sensual video clip podría ser el nuevo himno para gimnasios alrededor del mundo. Ya hablando de los videos, por cierto, West apuesta por el arte y la moda. Famous se basa en una pintura de Vincent Desiderio, mientras que el clip de Wolves, filmado en blanco y negro, delimita las emociones de una vida llena de lujos donde se puede confiar en pocos.

Saint Pablo finaliza el álbum, el cual fue remezclado y alterado repetidas veces por West, varias veces antes de su posible versión final. Sus líricas reflejan su propia locura y desesperación, “construyo mi autoestima a través de los comentarios de Instagram”, sus ambiciones empresariales, deuda personal y el apoyo que su esposa le brinda. La voz de Sampha, uno de numerosos invitados en el álbum, es memorable en este track final, que bien podría ser el propio testamento sonoro del hombre que creció en Chicago, un tipo con suficiente talento para desatar furia y para armar collages musicales como este.

Good GIF - Find & Share on GIPHY

Escucha el álbum aquí

Lee también: Una cantimplora, demos y amores perdidos con Anna Nalick y Wreck of the Day