No es raro escuchar algunas barbaridades que Maduro dice en sus discursos a sus seguidores.  En las redes, la gente no perdona y la cantidad de “memes” resaltando las ridiculeces que dice.  Son tan absurdas algunas frases que a veces creo que lo hace a propósito, pero algunos amigos me dicen que no, que así es.  Entonces me recuerdo del dicho “Lo que Natura non da, Salamanca non presta”.  Es decir, aunque quiera estudiar, su capacidad intelectual es tan limitada que no aprendería y seguiría diciendo estas frases insólitas que dan risa y pena a la vez.

         La más reciente que yo recuerde es afirmar que hay cinco puntos cardinales.  Esta, se suma a muchísimas más de las cuales algunas rayan lo metafísico como cuando dijo que Chávez se le apareció como un pajarito.  O que Cristo se hizo verdad en Chávez.  Su capacidad de lectura también deja mucho que desear como aquella vez que leyó “… así como Cristo multiplicó los penes”.  Pero es que, aunque leyera ese párrafo, ya debía saberlo de antemano y no pudo usar su intelecto para autocorregirse.   Y para rematar, queriendo aparentar que políticamente correcto con su gente ha inventado palabras que no existen como al decir “millones y millonas” o “libros y libras”.  Luego están todas las tonteras que inventa como el “Ministerio de la Felicidad”, y los más grandes disparates en materia de economía que tienen al país sumido en la miseria y en una hiperinflación 

         Lo triste es que él dirige Venezuela y el que él sea el máximo líder da pena.  Pena por el pueblo venezolano que no lo quiere, pero no tiene las herramientas para botarlo.  Pero también da mucha pena por quienes lo sostienen en el poder porque han de ser igual o peor que él.   Y es que también algunos de sus ministros y funcionarios tienen frases increíbles para la historia como el reciente comentario que hizo la ministra venezolana de salud ante la escasez de pasta dental: “No hay pasta dental porque la gente se cepilla tres veces al día”.   O cuando el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Elías Eljuri, sostuvo que el desabastecimiento de papel higiénico que sufre el país se debe a que “los venezolanos están comiendo más”.

         Sea como sea, parece que los seguidores de Chávez y luego Maduro se han contagiado de ese pensamiento que les hace decir algunas frases insólitas que no sólo les ridiculiza, sino que demuestran una total ignorancia económica.

         Lo más preocupante es que esta forma de pensamiento se está contagiando a otros países.  Lo acabamos de ver en Guatemala en la manifestación de ayer donde había mantas apoyando a Maduro a pesar de toda la evidencia que existe sobre la debacle económica de ese país, las burdas explicaciones que rayan lo ridículo, y la brutal represión contra el ciudadano de a pie.  La ideología ha cegado a algunas personas quienes justifican lo que no pude justificarse.  Y no puede justificarse esa ignorancia económica en pleno Siglo XXI como tampoco esa brutal represión disparando a gente desarmado, matándolos sin más por más, golpeándolos y apresándolos porque simplemente protestan contra las ilegalidades y el golpe de estado que está cometiendo el dictador maduro.

         Quiero creer que maduro tiene sus días contados a como dictador de ese pueblo que ha sufrido bastante.  Y espero que caiga junto con todos aquellos que le han sostenido y que han sido cómplices de los asesinatos que se siguen cometiendo día a día en ese gran país.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo