Se está cumpliendo 18 meses de gobierno y no hay resultados… Si es verdad que el Katum es el plan para el gobierno, me da mucha pena que se han tardado año y medio en leerlo y estudiarlo. Si cree el señor presidente que el cambio es individual, el problema y su solución es al infinito (¡y al más allá…!).

En esta vorágine de acontecimientos desde la posible enfermedad de la expresidenta Roxana Baldetti, los motines violentos con cauda de tres asesinados en los centros de detención de jóvenes en conflicto con la ley penal (delincuentes asesinos, que por ser menores de edad son inimputables…), intentos de fuga en centros carcelarios con requisas de armas de fuego y granadas; paros de grupúsculos de agitadores sociales, terroristas y hurtadores – ladrones – de energía eléctrica; el regreso del convicto y exalcalde de Zacapa y primer extraditado por narcotráfico en Guatemala Arnoldo Vargas; resolución del amparo provisional de la Corte Suprema de Justicia en la que suspenden la operación de una mina – San Rafael – que tenía varios años de operar y con todas las autorizaciones de operación en los diferentes ministerios del Estado y que además generaba más de 1500 empleos directos, 8500 empleos indirectos y genera(ba) más de dos millones de quetzales diarios en impuestos y regalías; protestas en los municipios cercanos a esa mina, sin conocimiento, con manipulación, pero con descontento y violencia de ambas partes; todo ello en medio de señalamientos de que la ONG – CALAS – que ha solicitado el amparo, además de realizar pagos a varios vecinos de la mina, no es un afectado directo a la operación de la misma (y por lo tanto no puede ser motivo de amparo) además del total desconocimiento del convenio 169 de la OIT donde se establece claramente que el mismo es para proteger a comunidades indígenas inexistentes en el lugar; pasando también por el fallo polémico de la Corte de Constitucionalidad en donde se destituye a varios gobernadores departamentales y donde la CC nuevamente, además de resolver jurídicamente, legisla; la acusación administrativa del juez Miguel Ángel Gálvez y su posterior desestimación; la absolución para enfrentar un nuevo juicio que garantice sus derechos humanos, del exdirector de la Policía Nacional Civil en Suiza, Edwin Sperisen; el tribunal decide que el hijo y hermano del presidente deben comparecer por todos los delitos que inicialmente le había imputado el Ministerio Público y la CICIG, pese a que la misma definición de los delitos los hace imposibles; si los diputados se recetan o no el Bono 14; nuevos comités políticos, además de los 24 partidos políticos que ya quedaron ante la resolución del TSE en la que acepta los descargos de la UNE y el FCN; de los nuevos casos de corrupción y lavado en los que nuevamente es imputado el exministro y prófugo de la justicia Alejandro Sinibaldi, su hermano, varios empresarios de la construcción, que en buena parte, extorsionados por las autoridades de turno “caen” ingenuamente en el círculo vicioso de la corrupción; en medio de uno de ellos, el presidente levanta la voz, vocifera, grita, regaña, exige, con la desesperación de la ineficacia y la incapacidad de lograr cualquier cosa.

El presidente pide que nos pongamos de acuerdo, si queremos o no cierto tipo de actividad productiva, si vamos a hacer esto o no, exige, demanda al Congreso que legisle, que defina. El Estado está lleno de excusas… no se puede porque no nos dejan, por el pacto colectivo, por la Ley de Compras, por el contrato del gobierno pasado, por los diputados, por los jueces, por el embajador, por todo… Se está cumpliendo 18 meses de gobierno y no hay resultados. Si es verdad que el Katum (Plan de Desarrollo Katum 2032, elaborado por la Secretaria de Planificación de la Presidencia) es el plan para el gobierno, me da mucha pena que se han tardado año y medio en leerlo y estudiarlo. Si cree el señor presidente que el cambio es individual, el problema y su solución es al infinito (¡y al más allá…!). Hoy vi parte del plan de seguridad del Estado, y el de prevención, donde el funcionario le pide al presidente, al vicepresidente y ministros que se tomen de las manos porque el reto es de las instituciones, pero es de todos… ¡La maña está en responsabilizar a todos, para que la culpa sea de nadie! El presidente tiene suficiente autoridad y capacidades legales para realizar los cambios que se necesitan. El presidente es la unidad de la nación, pero también el liderazgo que define el rumbo, la visión y las metas. El presidente en Consejo de Ministros puede definir las propuestas de ley: de Compras y de Contrataciones, Ley Electoral, Ley de Aguas, Ley de Minas, Reglamento de aplicación del convenio 169, etc. Hay dinero, con la ayuda de afuera, y suponemos que no hay tanta corrupción – pero sí hay en varias instituciones – pero encima de todo, no hay resultados. La falta de capacidad y de planificación permite que los problemas – los clavos – salten por doquier.

Hay más miedo, en eso sí estamos de acuerdo, cuando le pide a los ministros que firmen ante la posibilidad de ir a la cárcel, pero ese miedo paraliza, no define un plan, un cambio de paradigmas, eso que los guatemaltecos hicieron al votar por un “outsider” a la política tradicional: un presidente que no siendo político, que cuestione protocolos en función de los resultados de protección de los derechos individuales de todos los guatemaltecos: vida, libertad, propiedad y familia.

Para mientras, vemos al presidente asustado, asustado del presente con la amenaza constante de la espada de Damocles Velásquez-Aldana, pero pareciera que también por el futuro incierto, por no tener clara ni la meta, ni el camino, y eso lo hace perder el tiempo y sentirse confundido e incómodo. Para mientras se llena de consejos que lo cooptan: vemos el poder que empiezan a ejercer sobre él, además de la rosca de la juntita, se ven las uñas de empresarios del pollo, las telecomunicaciones y del expresidente convicto del pollo con la comunicación ronca… malos consejos para un presidente débil.

Sígame y escríbame en twitter: @josekrlos

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo