El expresidente Otto Pérez Molina se pronunció sobre el nuevo caso de corrupción destapado por las autoridades de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) donde el principal señalado es el exministro Alejandro Sinibaldi.

 

El exgobernante, quien guarda prisión por el caso conocido como La Línea, declaró que no tiene por qué defender ni acusar a Sinibaldi y resaltó que la decisión de entregarse a la justicia es personal.

En otros temas comentó que fue intervenido hace varias semanas ya que tuvo complicaciones al tener mala lubricación en los ojos, lo que pudo provocarle daños irreparables en la vista. Con relación a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, el exmandatario agregó que no tiene conocimiento de su situación en el centro médico.

El expresidente concluye que este proceso ya lleva más de dos años, lo que representa un desgaste para los familiares de cada sindicado, asegurando que la familia es la más afectada en casos como La Línea.