La nueva Ley de Servicio Civil del Congreso de la República llegó tarde para evitar que algunos trabajadores cuenten con salarios más altos que los diputados. Aunque el año pasado fue aprobado el nuevo marco legal, a la fecha hay 57 empleados del Legislativo que devengan más de Q30 mil mensuales, según datos obtenidos por la Unidad de Acceso a la Información.

La Ley de Servicio Civil cobró vigencia el 27 de julio del 2016

Secretarias, taquígrafas, telefonistas, un médico y un edecan de protocolo son algunos de los empleados que reciben más de los Q29,150 que gana un diputado. El documento muestra que la mayoría tiene más de quince años de laborar en el Legislativo.

Algunos salarios del personal que devenga más de Q30 mil mensuales.

Pese al rechazo de la ciudadanía sobre los salarios desproporcionados, poco se puede hacer al respecto ya que la ley no es retroactiva de manera que los montos siguen vigentes. “Estamos buscando opciones para ordenar el Congreso”, declaró el diputado Marvin Orellana, quien encabeza la negociación del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo, la cual sigue sin dar resultados.

Aunque el año pasado los diputados aprovecharon la aprobación de la Ley de Servicio Civil para incluir el retiro voluntario como una alternativa para reducir la planilla, el ofrecimiento solo sedujo a 250 trabajadores, cifra poco significativa si se toma en cuenta que son más de 1 mil 500 trabajadores en planilla. Pese a ello, algunos esperan que conforme pase el tiempo el nuevo marco legal pueda enmendar algunos errores.

“En la medida que avance el tiempo, se esperaría que las cosas vayan cambiando”, declaró Jorge Jiménez de Congreso Transparente, sin embargo hizo hincapié en que también es necesario prestar atención a otros temas como el proceso de contratación de los directores de áreas, los cuales siguen pendientes.

Reclasificación de puestos y salarios ¿Una solución?

Se menciona que una opción para ordenar la casa podría ser la reclasificación de puestos y salarios que contempla la ley y que obligaría a los empleados a ajustarse a los nuevos cargos y salarios, pero la tarea no será fácil por las implicaciones que esto traería. “Para nadie es un secreto que los trabajadores no quieren renunciar a su salario”, reconocen las autoridades.

El artículo 71 de la Ley de Servicio Civil del Organismo del Legislativo detalla: “corresponde a la Junta Directiva la administración del proceso de clasificación de puestos dentro del Sistema de Servicio Civil del Organismo Legislativo, para lo cual deberá contar con opiniones e informes de Dirección General y de Dirección de Recursos Humanos”. Aunque la ley lo obliga, ello aún no se ha implementado.

Por lo pronto, todo apunta a que los 57 empleados mejor pagados del Legislativo no solo mantendrán su salario sino que éste irá en aumento gracias al pacto colectivo que contempla un incremento anual del 10 por ciento sobre el salario base. Y aunque los diputados intentan sin éxito mostrar interés de enmendar las cosas, los sindicalistas mantienen su argumento que los derechos adquiridos son irrenunciables.

También puedes leer: