María es el nombre de la Madre de Nuestro Señor Jesús para quienes somos creyentes. María es uno de los nombres más comunes y utilizados universalmente, ya que se pronuncia fácilmente en casi todas las lenguas, especialmente Occidentales. Existen muchas María famosas, mujeres que han dejado huella en sus sociedades, gente admirable, mujeres fuertes y ejemplares. Que vengan ahora a decir que María es despectivo, me parece propio de una mente pequeña y seguro acomplejada, de alguien que verdaderamente le falta mundo y que sin duda, el día que tuvo la brillante idea de pronunciarse contra el uso de María en una marca tenía menos cosas substantivas en que pensar que de costumbre. Francamente, es ridículo, por dónde lo vea, decir que es peyorativo. Todo por esa corriente de izquierda de tildar cualquier cosa de racista, de peyorativo. Si a eso vamos, Juana, Pedro, y todos los nombres clásicos españoles también lo son porque existen miles de indígenas con esos nombres.

En tiempos modernos, y dejando el aspecto religioso, el nombre María significa una mujer bella, segura de sí, que sueña en grande, ama con profundidad y enfrenta sus temores con coraje. ¿Qué tiene eso de racista o discriminatorio?

Yo hubiera deseado llamarme Betty María. Alguien muy importante para mí me decía justo así. María es un nombre sencillo, corto, y muy bonito. Ahora van a decir que no se puede hablar de una reina que se llamó Maria Estuardo y otra María Antonieta, la mejor soprano de todos los tiempos Maria Callas, de la educadora María Montessori, o en tiempos modernos, de la economista y periodista famosa Maria Bartiromo, de la cantante Maria Carey, de la preciosa y talentosa tenista Maria Sharapova, van a querer que no salga el nombre de Maria Bello en film, ¿o qué?

La empresaria María Andrea Flores utilizó la marca María Chula y la obligaron a pedir disculpas por hacerlo. Yo apoyo el derecho de ella de usarla y me parece absurdo que además de María, digan que “chula” es también peyorativo y racista. Personalmente, utilizo el “chula” hasta con mi Madre, con las mujeres de mi familia y mis amigas. Chula es tan común como decir chilero, chispudo o chapín. Además, chula significa bonita. Es lógico pensar que la marca María Chula deriva de que María Andrea se llama María y seguramente es bonita. Insisto, ¿qué tiene eso de racista?

El tema del racismo en Guatemala está alcanzando proporciones fuera de toda lógica y principalmente por gente resentida que ve micos aparejados y se ofende hasta por lo más absurdo, como en este caso.

A este paso, el que es gordo, el que es demasiado flaco, el que es enano, el que es alto, la persona no agraciada, los morenos, los blanquitos, los achinados (como su servidora), nos tenemos todos que acomplejar y Dios guarde que alguien use las palabras marrano, esquelético, chaparro, gigantón, feo-horrible-horripilante-espantoso, morado, payulo, pilishte-chino, etc porque se tendrá que pedir perdón.

Guatemala tiene miles de problemas sociales, y lo que menos necesita es que sigan creando conflicto racial dónde no existe. El nombre María, la palabra chula, como tantas otras, son parte de nuestra idiosincrasia y pretender dividirnos y enfrentarnos por su uso sólo denota una pobreza cerebral y una mezquindad profundas. Racismo es no querer que nuestros indígenas se eduquen y tengan salud y trabajo honrado. Racismo es fomentar el enfrentamiento, el odio, utilizarlos para generar caos y atentar contra los derechos de los demás haciendo a la gente actuar contra la Ley, atentar contra la vida y los derechos de otro. Utilizar y manipular a la gente es racismo. Pero usar palabras netamente chapinas, eso es nuestro derecho, es parte de nuestra identidad cultural como chapines que somos todos.

Cómo si el tema no fuera lo suficientemente absurdo, ahora resulta que también es prohibido vestir a los niños no indígenas con traje típico para el día de la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre. Otra ridiculez de marca registrada. Yo usé traje típico de niña para conmemorar ese día como devota que soy de la Virgen de Guadalupe, y si hubiera tenido hijos sin duda los hubiera vestido de esa forma para honrar a la Virgen y al indígena mexicano Juan Diego a quién se le apareció. Soy Católica y creo en esto, quienes son ateos pueden pensar lo que les de la gana, estamos aún en un país libre.

¿Que seguirá a tanta sandez? Nos van a prohibir a los no indígenas comer frijoles, tomar atole de elote, comer tamales o paches, tortillas y pishtones, etc Al paso que vamos, no me sorprendería. Y me pregunto, ¿nos vamos a dejar?

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo