“Las naves espaciales más longevas y lejanas de la Humanidad, las Voyager 1 y 2, alcanzan 40 años de operación y exploración en agosto y septiembre. A pesar de su gran distancia, continúan comunicándose con la NASA diariamente, todavía estudiando la frontera final.

Su historia no solo ha afectado a generaciones de científicos e ingenieros actuales y futuros, sino también a la cultura de la Tierra, incluyendo el cine, el arte y la música. Cada nave lleva un disco dorado de los sonidos, imágenes y mensajes de la Tierra. Dado que estas naves podrían perdurar miles de millones de años, estas cápsulas del tiempo podrían algún día ser las únicas huellas de la civilización humana.

“Creo que pocas misiones pueden igualar los logros de las Voyager durante sus cuatro décadas de exploración”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas (SMD) de la NASA. “Nos han educado en las maravillas desconocidas del Universo y verdaderamente han inspirado a la humanidad para continuar explorando nuestro sistema solar y más allá”.

Lee la nota: La Nasa y el avión X

Las Voyager han establecido numerosos récords en sus viajes sin precedentes. En 2012, la Voyager 1, lanzada el 5 de septiembre de 1977, se convirtió en la única nave espacial en entrar en el espacio interestelar. Voyager 2, lanzada el 20 de agosto de 1977, es la única nave espacial que ha volado por los cuatro planetas exteriores: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Sus numerosos encuentros planetarios incluyen el descubrimiento de los primeros volcanes activos más allá de la Tierra, en la luna de Júpiter Io; evidencias de un océano subterráneo en la luna de Júpiter Europa; la atmósfera más parecida a la Tierra en el sistema solar, en la luna Titán de Saturno; Miranda, la luna helada de Urano; y géiseres fríos y helados en la luna Tritón de Neptuno.

A pesar de que han dejado a los planetas muy atrás y que ninguna de ellas se acercará remotamente a otra estrella durante 40 mil años, las dos sondas aún envían observaciones sobre las condiciones en que disminuye la influencia de nuestro Sol y empieza el espacio interestelar.

La Voyager 1, ahora a casi 21 mil millones de kilómetros de la Tierra, viaja a través del espacio interestelar hacia el Norte fuera del plano de los planetas. La sonda ha informado a los investigadores que los rayos cósmicos, núcleos atómicos acelerados a casi la velocidad de la luz, son cuatro veces más abundantes en el espacio interestelar que en las proximidades de la Tierra. Esto significa que la heliosfera, el volumen burbujeante que contiene los planetas de nuestro sistema solar y el viento solar, actúa efectivamente como un escudo de radiación para los planetas. Voyager 1 también sugirió que el campo magnético del medio interestelar local se envuelve alrededor de la heliosfera.

La Voyager 2, ahora a casi 18 mil millones de kilómetros de la Tierra, viaja hacia el Sur y se espera que entre en el espacio interestelar en los próximos años. Las diferentes ubicaciones de las dos Voyagers permiten a los científicos comparar ahora dos regiones del espacio donde la heliosfera interactúa con el medio interestelar circundante usando instrumentos que miden partículas cargadas, campos magnéticos, ondas de radio de baja frecuencia y plasma de viento solar. Una vez que Voyager 2 cruce en el medio interestelar, también será capaz de muestrear el medio de dos lugares diferentes simultáneamente.

Voyager, cuatro décadas de información

“Ninguno de nosotros sabía, cuando las lanzamos hace 40 años, que hoy seguirían funcionando y continuando en este viaje pionero”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager en Caltech en Pasadena, California. “La cosa más emocionante que encuentren en los próximos cinco años es probable que sea algo que no sabíamos que estaba ahí fuera para ser descubierto”.

Al prepararse para el ambiente de radiación en Júpiter, el más duro de todos los planetas de nuestro sistema solar, estas naves espaciales estaban bien equipadas para sus viajes posteriores. Ambas Voyager llevan sistemas redundantes que permiten que la nave espacial cambie a los sistemas de reserva de forma autónoma cuando sea necesario, así como fuentes de alimentación duraderas. Cada Voyager tiene tres generadores termoeléctricos de radioisótopos, dispositivos que usan la energía calorífica generada por la desintegración del plutonio-238, y solo la mitad de ella desaparecerá después de 88 años.

El espacio está casi vacío, por lo que no están en un nivel significativo de riesgo de bombardeo por objetos grandes. Sin embargo, el espacio espacial interestelar de la Voyager 1 no es un vacío completo. Está lleno de nubes de material diluido que quedan de estrellas que explotaron como supernovas hace millones de años. Este material no representa un peligro para la nave espacial, pero es una parte clave del ambiente que la misión Voyager está ayudando a los científicos a estudiar y caracterizar.

Debido a que la energía de las Voyager disminuye en cuatro vatios al año, los ingenieros están aprendiendo cómo operarlas bajo restricciones de potencia cada vez más estrictas. Y para maximizar la vida útil, también tienen que consultar documentos escritos hace decenios que describen comandos y software, además de la experiencia de los ex ingenieros de las Voyager.

“La tecnología tiene muchas generaciones de antigüedad, y se necesita a alguien con experiencia de diseño de los años 1970 para entender cómo funciona la nave espacial y qué actualizaciones se pueden hacer para que puedan seguir operando hoy y en el futuro”, dijo Suzanne Dodd, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena.

Los miembros del equipo estiman que tendrán que apagar el último instrumento científico para el año 2030. Sin embargo, incluso después de que la nave espacial se mantenga en silencio, continuarán en sus trayectorias a su velocidad actual de más de 48.280 kilómetros por hora, completando una órbita dentro de la Vía Láctea cada 225 millones de años.

 

El hombre llegó a la luna hace 48 años