Guatemala es un país con muchos recursos naturales, excelente clima natural, con muy buena gente dispuesta a trabajar en lo que sea, con una gran cantidad de gente emprendedora y con una ubicación geográfica privilegiada. Lamentablemente tenemos un sistema de gobierno que en vez de facilitar que todas estas fuerzas generen riqueza para todos, las entorpece con sus excesos de regulaciones e intervenciones, ignorancia y burocracia.

Esto se mira en el resultado tan pobre que tiene el país en medido como el crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) per cápita en términos reales que del 2002 a la fecha no llega ni al 1% (Está alrededor del 0.9% para ser más exacto. Significa entonces que si Guatemala quiere duplicar este PIB per capital en términos reales tardará casi 100 años en hacerlo. Con lo que sabemos hoy en día que han hecho los países que antes eran pobres y hoy son ricos no hay excusa para seguir siendo pobres. El ritmo de crecimiento de este indicado es muy pobre y su casusa es debida principalmente al gobierno y sus medidas intervencionistas.

Una mezcla de mecanismo y socialismo es lo que hace que el país no pueda superar ese ritmo de crecimiento. La solución es aplicar aquellas políticas que hicieron ricos a los países que antes eran pobres. Esto es una mayor libertad, menor injerencia del gobierno en la economía, esto es, menos regulaciones, apertura total de fronteras, un único impuesto que sea lo más neutro posible (es decir que no afecte la capitalización de los escasos recursos) y de aplicación universal y general y un Estado de Derecho en el que se garantice incondicionalmente la vida, la libertad y la propiedad.

No podemos crecer si la CSJ (Corte Suprema de Justicia) está copada por gente que atenta contra la propiedad privada frenando las inversiones de capital que son la condición necesaria para que el país crezca a un mayor ritmo. Los nefastos precedentes de la CSJ paralizando una gran inversión hidroeléctrica y una operación minera han causado un alejamiento de nuevas inversiones de capital en diversos sectores.

Este crecimiento del PIB per cápita en términos reales es resultado de la iniciativa privada, la economía informal y lo poco que se puede intercambiar con otros países. Es pura inercia que se está logrando a pesar del gobierno. Pero es insuficiente para mejorar el nivel de vida de todos los habitantes del país. Da pena ver a los diputados y los ministros haciendo cosas que lo único para lo que servirá es para poner más trabas al desarrollo de Guatemala. ¿Cuándo cambiaremos el rumbo a modo que podamos atraer más inversiones de capital y así lograr que mejore sustancialmente el nivel de vida de todos los guatemaltecos?

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo