La sala segunda de la Corte de Apelaciones acordó no retirarle la inmunidad al alcalde capitalino Alvaro Arzú, quien había sido denunciado por un ciudadano que consideró que en su discurso incitó a la violencia.

El jefe edil participó en actividad de la Plaza El Amate y emitió un discurso donde ofreció leños a los comerciantes para que sacaran a “morongazos” a los vendedores ambulantes. Sin embargo, para las autoridades no hay delito en sus palabras ya que fueron utilizadas en son de broma.

Con esta decisión, Arzú se libra del proceso de antejuicio que había en su contra y mantendrá su inmunidad.La resolución fue firmada por el presidente de la sala, Gustavo Adolfo Dubón Gálvez y los vocales Isaías Chávez Pérez y Eduardo Galván.

También puedes leer:

Arzú “sin pelos en la lengua”, diez frases en un solo discurso