En los años setentas escuché de niño a un verdadero líder. Era un hombre que a través de lo cristalino de sus lentes se le podía descifrar su valentía, coraje y, sobre todo verdadero amor por Guatemala. Su nombre Manuel Colon Argueta. Muchos guatemaltecos lo recordamos. El manifestarse en aquel tiempo en contra de las injusticias, era casi firmar una sentencia de muerte. Sagrados aquellos hombres que perdieron la vida por un futuro mejor para el país. Nombres sagrados como Oliverio o Robín, eran nuestros héroes y, que después los tuvimos que llorar como mártires. 

Es triste para mí recordar situaciones como lo que tuve que pasar cuando apenas tenía trece años. Aquella mañana de sol radiante, a unos cuantos pasos estallaba en una alcantarilla frente al palacio una bomba asesina que se llevó a algunas almas de niños lustradores que cantaban junto a un radio de transistores, aquella canción que jamás olvidaré y que decía: “Esta libertad buena para soñar…”

Hoy todo mundo se pronuncia. Algunos dicen que son de izquierda talvez porque son “zurdos”. Otros de derecha porque en las chamuscas es la pierna que más utilizan. Lo cierto es que los tiempos han cambiado. Antes, como muchos recordarán, por las noches, frente a la Tipografía Nacional, estaban los grupos de universitarios esperando transporte. Muchos temblaban por aquella frase que se decía “estudiante visto, estudiante muerto”. O las gloriosas huelgas de dolores de la también gloriosa Universidad de San Carlos. Un discurso por ejemplo de Lencho Patas Planas – que en paz descanse-. Sencillamente todo era heroico, porque, aunque había peligro, el estudiante de diversificado y básicos, sabía que contaba con sus héroes. Los estudiantes de la Universidad de San Carlos. Con ellos estábamos en la GLORIA del Olimpo.

La semana pasada me apresuro, consulto las redes y, con asombro noto que algunos estudiantes universitarios se pronuncian. Falsa alarma. Eran notas triviales, insignificantes. Contra GLORIA Álvarez. GLORIA Álvarez, le dice adiós al Movimiento Cívico Nacional. Ella tiene suficiente en ovarios para defenderse sola. Pero si algo podría decir a su favor es que sale con la frente levantada. Porque que yo sepa no han encontrado alguna mancha. Salvo que las verdades las dice en la cara de cualquiera. Así la he oído, ya que no tengo el gusto de conocerla en persona.

Hoy tenemos la GLORIA de decir lo que sentimos. Verdaderos mártires gracias a Dios no han surgido. Y los héroes los vemos nada más en el cine, proporcionados por la Marvel. Vivimos en un estado cómodo. El estudiante líder llega a una empresa, lo nombran jefe y, a su manera se vuelve explotador. Otros luchan por los nombres indígenas, mientras en el Congreso todavía existen salarios de miedo. Así de linda es la vida en Guatemala.

¿Qué hemos hecho los guatemaltecos hasta hoy?…

Guatemala NO ES UN MIERDA, solo somos una sociedad maquiavélica. Tristemente somos una sociedad dividida.

¡Salud! universitarios de los días viernes y sábados por la noche. Con un par de cervezas dichosos, la pasan sin penas ni GLORIA

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo