En el primer trimestre se da el proceso de fecundación, implantación y crecimiento del saco gestacional; en estos momentos se desarrolla también el proceso del cuerpo lúteo, el saco vitalino y el desarrollo del saco gestacional y del embrión. En esta etapa tan temprana muchas mujeres ignoran que están embarazadas por lo que descuidan este momento tan importante del embarazo. Es recomendable que una dama cuando piense en embarazarse debería llegar con su ginecólogo para hacer una consulta que se llama Consejería Preconcepcional que es la etapa previa a que una mujer se embarace y es el momento ideal para hacerse exámenes sanguíneos y determinar si hay o no presencia de enfermedades que puedan dañar al futuro embrión  tales como toxoplasmosis, rubeola, citomegalovirus, herpes, sífilis, VIH y otras más de suma importancia y que son de temporada como por ejemplo el zika, además de análisis de orina y heces.

En la Consejería Preconcepcional se recomienda a la paciente tener un peso adecuado, tomar prenatales con ácido fólico, omega 3,  haber realizado un Papanicolau, un ultrasonido pélvico para descartar presencia de fibromas, masas, anomalías de la matriz, Síndrome de Ovario Poliquístico, entre otros análisis; también es primordial que la pareja haga una evaluación  de su situación financiera ya que un buen control prenatal, la medicamentación, los gastos del parto o cesárea,  el cuidado del primer año del bebé  y la planificación familiar después del nacimiento son  caros. De gran importancia es también evaluar la situación sentimental de la pareja porque pensar que un bebé podría arreglar una mala relación sentimental es un error en el cual quien más sufrirá es el bebé.

Terminado el proceso preconcepcional  y ya con la paciente embarazada se inicia el cuidado prenatal del primer trimestre en el cual se debe hacer el ultrasonido transvaginal temprano para determinar que el embarazo es intrauterino y no ectópico (fuera de la matriz);  continuar la toma de prenatales, ácido fólico y omega 3; tener una adecuada dieta y ejercicio;  usar filtro solar con factor protector 50 o pantalla solar.

En la mayoría de pacientes que he evaluado durante 25 años una de las consultas más frecuentes es sentir dolor como “cólico de menstruación” el cual confunden con una menstruación que ya vendrá o con una amenaza de aborto pero no es así ya que la mayoría de las veces se debe a un dolor uterino (matriz) por crecimiento que se da cuando empieza  a estirarse  la matriz en  el eje longitudinal y está autorizado por la FDA (Food and Drug Administration) el uso de diclofenáco o ibuprofeno cada 8 horas por un par de días  sin daño al embarazo; también he visto mucha incidencia de nauseas y gastritis para lo cual la FDA autoriza el uso de ranitidina, lanzoprazol y dimenhidrinato. Razón por la cual les indico a mis pacientes una dieta sin grasas, cítricos y condimentos fuertes además que se contraindican las aguas gaseosas por la descalcificación que producen y el aumento de peso por la alta concentración de azúcar y otras anomalías más.

En el primer trimestre se recomienda la toma de 8 a 10 vasos al día de agua o jugos naturales y evitar aguantar ir al baño porque caso contrario producen  infecciones de orina que son causa de muchas amenazas de aborto y abortos.

 Se altera el ciclo del sueño, los gustos por la comida, el deseo sexual y se dan algunos cambios emocionales debido al aumento de la progesterona que es la hormona que se asocia al embarazo.

Si analizamos la palabra progesterona veremos que PRO (a favor), GEST (gestación) y ONA (sufijo de la palabra hormona) lo que significa es la hormona a favor de la gestación y la encargada de dar tantas molestias ante todo al inicio del embarazo.

Existen un sinnúmero de patologías que acompañan al embarazo como el Síndrome de Ovario Poliquístico el cual puede provocar hasta 50% de abortos y para lo cual se receta Metformina en el embarazo lo cual estabiliza el saco gestacional, elimina el acné materno, disminuye el peso en el 80% de pacientes obesas y evita el aborto. También existe una enfermedad llamada el Síndrome antifosfolipídico el cual es causante de abortos y que con el uso de aspirinita de bebé se disminuye este riesgo pudiendo lograrse el embarazo ya que este síndrome se asocia a mujeres abortadoras habituales.  Otra situación de peligro es la ausencia del Cuerpo Lúteo que es el quiste ovárico natural  encargado en el primer trimestre de producir progesterona y sin esto la paciente abortará seguramente; por lo que se debe dar tomado productos de progesterona en dosis de 200 mg cada 12 ú 8 horas durante los primeros 3 meses; desgraciadamente muchas damas no se dan cuenta a tiempo.

Un tema muy importante es el papel del esposo para que se dé un embarazo exitoso.

Un esposo abusivo  que genera violencia intrafamiliar,  sexual, económica, psicológica o física será en gran parte culpable del fallo temprano de un embarazo debido al aumento de las prostaglandinas que se liberan en el stress materno con estúpidas peleas o discusiones; un buen esposo proveedor y amable hará del embarazo de su esposa una hermosa etapa pero de lo contrario lo convertirá en un infierno. He sido testigo de varios esposos o parejas que en el embarazo deciden dejar a su pareja sin importar el devenir.

En las siguientes columnas hablaré del segundo y tercer trimestre.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo