Curvas con estilo es el blog de moda de Priscilla León y República lo publica los domingos.

Tengo calor, no importa cuando leas esto. Ejem, no de esa clase. Calor del tipo, estoy consciente de que es “invierno” en Guatemala, pero cuando camino a mediodía por la calle y literalmente me derrito, el resto de capitalinos va con botas, suéter y chaleco (North Face, claro).

Algo tiene que estar mal conmigo porque aunque puedo ir cual Kate Middleton bajo la lluvia (okay, no), pero al llegar a un espacio cerrado el calor me golpea otra vez. Me pesa el abrigo, sudo y solo quiero bajar la temperatura del aire acondicionado para que mis compañeros de oficina me acusen de querer matarlos de una pulmonía. Sorry, not sorry.

Me gustaría decirles que todo es culpa del calentamiento global, pero la realidad es que fui esa clase de niña a la que no la hacían ponerse un suéter para salir a la calle. Por eso, armar outfits para invierno era una hazaña… hasta que conocí el layering o arte de “abrigarse” con varias prendas ligeras y no con una que acalore demasiado. Aunque, reconozco, es un tema delicado para las tallas XL: así como puedes verte super chic, también pues dar la impresión de que subiste 8 libras.

De pastelitos sí sé

Crea una base solida

La prenda base de tu look (la primera de todas las capas) debe resaltar tu silueta. Los pantalones o jeans a la cintura, las faldas lápiz y tubo, o los vestidos de corte imperio dan estructura a tu atuendo. Si solo tienes vestidos holgados, ponle un cincho para marcar tu cintura.

Limítate

Aunque las tallas “chicas” pueden ponerse 10 capas y no perder el glamur, las plus deben limitarse. Tres es un número mágico, por ejemplo: blusa o camiseta + suéter delgado + un trench coat.

Priscilla León, Layering, plus size, moda,

Fotos cortesía Mariano Macz

Cuidado con las telas

Recuerda que la regla número uno del layering es que las prendas a mezclar deben ser “ligeras”. Cuida que los tejidos de tus piezas, pues cuanto más gruesos o pesados son, más “cuadrada” te harán ver.

Aplica el taconazo

No soy para nada un ejemplo de cómo llevar tacones con glamur, pero reconozco que para esto de las capas son buenos aliados, pues alargan la figura. No necesitan ser sandalias, ni tacones de aguja, pueden ser unas botas con tacón de 5 o 6 cms.

Evita el exceso de accesorios

Por inercia asociamos invierno con gorros, bufandas, guantes o abrigos de peluche, etc. Mas recuerda que entre más cosas nos ponemos encima, más volumen vamos a aparentar. El chiste es que no parezcamos Frosty, el muñeco de nieve.

Ahora, toca disfrutar de las capas y rezar para que yo no sufra un golpe de calor…en pleno invierno.

Yo no meto la panza para las fotos ¿y tú?