El diputado Christian Boussinot escuchó atento las acusaciones en su contra por los delitos de extorsión, abuso de autoridad, peculado por sustracción y peculado por uso, pero no hubo tiempo para que hablara. El juez trasladó la audiencia de primera declaración para el 24 de agosto.

El legislador es acusado por el Ministerio Público (MP) y por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), en el caso conocido como Plazas Fantasmas.

Las autoridades señalan que el congresista contrataba a personas de su confianza para trabajar en el Legislativo, pero también para sus actividades privadas, además de que supuestamente debían entregarle el 70% de su salario.

Te sugerimos leer:

Sindicato de Michael Vásquez seguirá en la batalla

Te sugerimos leer: