El dolor y angustia se apoderaron de la familia de Aldo Knoepffler a partir del 30 de junio del año pasado, cuando un empleado del Ministerio Público (MP) chocó el vehículo que conducía contra el automóvil de Aldo y le causó lesiones graves que lo dejaron en estado de coma.

Este sufrimiento aumentó porque a la par de batallar por recuperar en lo posible la vida de Aldo y de la familia, se enfrentan a un constante retraso en el proceso legal que hoy, 14 meses después y luego de ocho intentos de audiencia, sigue sin definirse porque el MP, por diferentes motivos, no permite que se avance.

El 30 de junio de 2016, Aldo salió de su empresa a una cita de negocios a la capital y fue impactado del lado izquierdo por el carro del MP. El hecho ocurrió a inmediaciones del cruce que va de la carretera que conduce de Villa Hermosa hacia Villa Nueva, cerca del ingreso a la colonia Fuentes del Valle.

Aldo fue rescatado consciente, pero con diversas fracturas. Su esposa Melissa y una de sus hijas recuerdan que todavía hablaron con él y se percataron, con impotencia, del gran dolor que sentía y por la gravedad de lesiones, entró en un estado de coma.

Después de ser un profesional emprendedor y con éxito empresarial, ahora Aldo es asistido todo el tiempo por su familia y enfermeros.

MP no cumplió el proceso

El caso de Aldo fue tomado inicialmente por la fiscalía de Villa Canales, y fue evidente la intención de no avanzar en el proceso, pero además, los fiscales debieron trasladar el expediente de inmediato a la Fiscalía de Asuntos Internos, por tratarse de un caso que involucraba a un empleado y propiedad del MP, pero no lo hicieron.

Cinco meses después, a finales de noviembre de 2016, el proceso pasó a manos de la Fiscalía en referencia, y aunque avanzó, tampoco lo suficiente para llegar a la fase intermedia, donde sigue estancado, sin que se defina la situación legal de Aldo y de Byron Manolo Pirir de León, el chofer del picop del MP.

Melissa, la esposa de Aldo, recuerda que se trasladó el expediente, pero se extravió la declaración de uno de los pilotos que ese día fue testigo del choque, además de fotografías, y aunque volvieron a pedir el apoyo para una nueva narración de los hechos, quedó el desagrado porque fue notoria la mala acción de la Fiscalía de Villa Canales.

El 16 de agosto de 2016 se realizó la Junta Conciliatoria, pero el empleado del MP no llegó con su abogado, por lo que la diligencia no se realizó.

Aunque Byron Manolo Pirir no se presentó con su defensor, quedó constancia de las pretensiones de los otros comparecientes a la Junta Conciliatoria.

Audiencias sin resultados

Melissa señala los reiterados incumplimientos del Ministerio Público.

  • El 16 de agosto de 2016 no se pudo realizar la Junta Conciliatoria por falta del abogado el empleado del MP.
  • El 22 de agosto de 2016 la jueza ordena al Inacif practicar un examen a Aldo porque él fue citado al juzgado, lo cual es imposible por su estado.
  • En septiembre la fiscal delegada de la Fiscalía de Villa Canales pidió a la jueza seis meses para investigar los hechos, pero la juzgadora solo les dio 30 días, aunque pasó el tiempo y ya van 14 meses sin avances.
  • En octubre el MP se excusó.
  • En noviembre el caso pasó a la Fiscalía de Asuntos Internos, donde debió estar desde julio.
  • En diciembre se programó otra audiencia y tampoco se pudo realizar.
  • En enero de 2017 la jueza, de nuevo, le llamó la atención a los fiscales del MP por retrasar el proceso.
  • En agosto de 2017 se anuló lo avanzado por errores procesales causados por la fiscal de Asuntos Internos y se regresó a la primera audiencia. Aldo está declarado interdicto.

Esta es la citación que recibió Aldo Eduardo Knoepffler García.

Este es el informe que el Inacif rindió a la jueza Silvia de León acerca del estado de Aldo Knoepffler.

Cansada por la evidente obstrucción a la justicia, Melissa Calvo publicó este mensaje.

Secretaria General del MP la cita

Luego de seis meses sin avances, Melissa, la esposa de Aldo, publicó un mensaje en las redes sociales, el que sirvió para que Mayra Veliz, secretaria general del MP, la citara en su despacho para conocer detalles del hecho.

Tras escucharla, Melissa comenta que Veliz se comprometió a levantar un acta administrativa contra los fiscales de Villa Canales, lo cual no ocurrió; sin embargo, la actitud del MP en los meses siguientes no varió y su esposo sigue como sindicado-agraviado.

El mal proceder el MP ha sido notorio y por ella la jueza Silvia de León en reiteradas ocasiones les ha llamado la atención, como consta en la audiencia del 11 de enero de 2017.

La diligencia de reconstrucción de hechos no se ha realizado porque el MP sigue retrasando el proceso, lo cual evidenció la jueza Silvia de León, del Juzgado Sexto de Primera Instancia Penal.

Lo pesadilla

En medio de todo el dolor de la familia, Melissa comenta que “lo más triste es que están poniendo a juzgar a una persona en estado de coma, que tiene dañada su vida y la de su familia y no se puede defender, es como un doble agravio, una persona perjudicada irreparablemente…”

“Voy a seguir hasta el final porque nadie me va a restaurar mi vida, devolver a mi marido, ni nadie va a revivir a mi hija”, dice con profunda tristeza.

La hija, de 27 años, falleció por leucemia, diagnosticada tres meses después del accidente de Aldo. Era la segunda de las hijas y quien se quedó a cargo de la empresa cuando ocurrió la tragedia porque era la mano derecha de ellos en el negocio, pero el estrés y la tristeza de no entender qué estaba pasando, pudo deteriorar su salud, relata Melissa.

Los momentos de angustia han sido muchos, relata Melissa, como cuando tenía que decidir entre los gastos de atención para su esposo y el pago de las quimioterapias de su hija, porque la situación económica es asfixiante.

“Esta situacion de Aldo es terrible, espero que ya se resuelva esta parte legal. Pido que definan la situacion juridica de él, si lo quieren acusar que lo hagan, que estamos seguros de su defensa”, subraya.

El 18 de septiembre, a las una de la tarde, está programada la novena audiencia. Esta vez la Procuraduría de Derechos Humanos acompañará a Melissa para verificar la actuación del MP que se comprometió a no más retrasos, algo que da un poco de esperanza a la familia Knoepffler Calvo que solo demanda justicia.

La PDH se comprometió a acompañar a la familia Knoepffler Calvo en la audiencia del 18 de septiembre.

“Lo más triste es que están poniendo a juzgar a una persona en estado de coma, que tiene dañada su vida y la de su familia y no se puede defender, es como un doble agravio”, dice Melissa, la esposa de Aldo.