Varias bancadas apoyaron las reformas al Código Penal, con lo cual la persecución penal por el financiamiento electoral ilícito a los partidos políticos recaerá sobre los contadores y no sobre los secretarios generales.

El señalamiento del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad  contra Orlando Blanco, Roberto Villate y el presidente Jimmy Morales fue suficiente para que las bancadas se unieran y así evitar una persecución penal en el futuro.

Las críticas de la ciudadanía no le importaron a los diputados quienes también aprobaron una modificación al Código Penal para las personas que sean condenadas a penas de prisión que no excedan los 10 años tendrán la posibilidad de pagar para evitar la cárcel.

 

Las reacciones no se hicieron esperar. La Embajada de Estados Unidos se pronunció en las redes sociales criticando la decisión de los parlamentarios, otros funcionarios como el titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) Juan Solórzano Foppa también reaccionaron.