Por Rudy Pérez 

Por ahí en una imaginativa y típica tertulia, talvez en Cien Puertas, que es lo más cercano a Palacio, algunos amigos se dirán entre sí:

HOY SI ME HAS DEJADO SORPRENDIDO, TU, MUJER CON TU TRIPLE CARGANDO, ¡CON QUE VALENTÍA! HAS VOTADO ESE PULPITO DE ESE ESCENARIO. ¡QUÉ VALOR!…
Y TU NO TE QUEDASTE ATRÁS -responde ella- PATEANDO ESAS FLORES QUE ESTABAN OFENDIENDO A TODA GUATEMALA. VISTE QUE NI SE DEFENDIERON, COMO SON DE COBARDES LAS FLORES.
Y QUE DECIR DE USTEDES SUBIENDOSE AL LUGAR DE LA BANDERA. ​
NO VOS…A MI ME LLEGO AQUEL HOMBRE LUCHANDO POR SUS DERECHOS, CUANDO HACE UNA SEÑAL OBSENA A UNAS CAMARAS NO DIRIGIDAS A POLITICOS SI NO AL MISMO PUEBLO. BUENA OFENSA SE TIRO.
En verdad como ayudamos a Guatemala…finalizó alguno.

Y los triples suenan y suenan, así la noche pasa…
No estoy contra ellos, Pero tampoco estoy con ellos. Mi verdad debe ser soberana e independiente. Absoluta.
Y la misma noche deja solamente una herencia: MAS DIVISIONISMO.
No creo ni en el político o el miembro de alguna organización. Porque estando ellos divididos ninguno de los dos tiene en sus manos la verdad y la razón. Esa verdad y esa razón que ayudarían a la nación entera.

En Guatemala queremos paz. Analice usted ciudadano, no importando la afinidad que tenga con organizaciones sociales o, de gobierno. ¿Cree usted que estas acciones benefician a nuestro país?
Por favor, no permitamos que nos dividan. Tan solo por el hecho que ambos lados están divididos. Una división que claro, crea más dependencia. El mismo pueblo implora que se llegue a consensos. Olvidemos por un momento ideologías partidistas y unámonos en acciones que beneficien al necesitado. Guatemala cosecha buenos profesionales que deben intervenir de forma intelectual en procesos de desarrollo.

Pisotear nuestros símbolos patrios es una grave ofensa a Guatemala. En la memoria quedará esta fase amarga de unos cuantos. Esos cuantos que pretendiendo defender causas justas, arremetieron de forma injusta contra los símbolos de nuestra nacionalidad. NO ESTOY DEFENDIENDO ABSOLUTAMENTE A NADIE. Ojalá que los videos vistos no lleguen jamás a sus propios hijos. No fue digno de orgullo. También jamás un estudiante o cualquier buen guatemalteco se atrevería a cambiar los colores de nuestra bandera por los colores de la violencia.

¿Cómo se logra una independencia total? Yo creo que es una utopía. Desde que nacemos somos dependientes. Este mundo se ha convertido en una gran selva donde el león se come a la gacela. Viva ésta, se defiende y aun así el león en ocasiones la devora. Pero al fin la gacela muere de vieja y termina siendo devorada. La defensa a los grandes leones es esa constante lucha que libramos educándonos. Conseguir un trabajo digno. Porque al final hay cosas y circunstancias que jamás cambiarán. Si al caso sufren cambios, de las cuales el más afectado trata de mejorarlas. Ciertamente las mejora con educarse él y sus hijos, manteniéndose unido con su familia y su pueblo. Porque un pueblo unido es como una estampida que ningún león la toca. Pero la carrera de cada gacela debe ser genuina y limpia, no debe tropezarse con las demás gacelas. Pues siempre habrá alguien al asecho.
Un pueblo debe crear un camino intelectual, no violento. Porque al final puede terminar comiéndose así mismo. Entonces sus restos también serán devorados.

Existen fuerzas poderosas que necesitan ser vencidas con el pensamiento. Le puedo decir que la dependencia no cambió en nada con la agresión a nuestros días cuando celebramos nuestra libertad. El pulpito fue de nuevo guardado, seguramente servirá para otros discursos. En cuanto a las flores, en Guatemala abundan y basta con ir a comprarlas al mercado central. Total, también está cerca. Lo de nuestra bandera, también puede darse un paseo a la plaza central para verla de nuevo hondearse.
Se me olvidaba. Por favor señora Aldana, no deje al olvido el Artículo 416 de nuestro Código Penal. Confío en usted.

He admirado siempre la lucha de los universitarios. Ellos no serían capaces de ofender nuestros símbolos de libertad.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo