“Sólo la inteligencia se examina a si misma.” ​​ Jaime Luciano Balmes

Uno de los retos mundiales, en lo que educación se refiere, es cómo alcanzar la velocidad de la tecnología. Por esa velocidad, es imposible que las metodologías tradicionales puedan proveer las oportunidades de aprendizaje a las personas; las mismas avanzan en avenidas nuevas y por conocer, a una rapidez no contemplada.

Las conocidas destrezas del siglo veintiuno, en combinación con design thinking, Gamificación, codificación y otras innovaciones educativas, hacen el esfuerzo de cumplir con las nuevas necesidades. El mundo laboral ni puede establecer todos los perfiles necesarios para la contratación de los futuros colaboradores; las tareas a trabajar aun no han sido desarrolladas. Entonces el desafío es cómo preparar a las futuras generaciones para que puedan aportar al progreso de su comunidad, su país, y paralelamente, cumplir con el sueño personal en un constante perfeccionamiento integral.

Viene a influir ahora, no sólo en los procesos educativos, también en la vida futura, la inteligencia artificial. ¿Qué es esta inteligencia artificial? Una definición simple es: “Se puede entender que una inteligencia artificial es como aquellos algoritmos que se materializan en programas informáticos que, a su vez, corren sobre un hardware determinado, y que persiguen imitar el modo de funcionamiento del cerebro humano. Básicamente, una inteligencia artificial, que actúa imitando lo que hace una mente humana, debe ser capaz de “percatarse” de lo que pasa a su alrededor, procesar esa información, y sacar conclusiones de ella, inferir nuevas conclusiones que no se le han preprogramado.” via Definicion ABC https://www.definicionabc.com/tecnologia/inteligencia-artificial.php

Se observa esta modelo predictivo en los momentos de búsqueda en los motores cibernéticos cuando se inicia la escritura de un tema en el espacio de la pregunta, el mismo buscador completa las palabras y cosntruye una frase completa ; al escribir mensajes en los teléfono inteligentes, las proposiciones escritas, analizadas por la frecuencia de su uso o la persona a quien van dirigidas, son sugeridas por el dispositivo, que ha “aprendido” cómo se escribe, qué palabras se usan con más frecuencia hasta en variedades de idiomas. El programa de navegación, Waze, asume que el conductor busca la vía más rápida, y la sugiere; sin embargo, si no se sigue la ruta sugerida, y si el piloto se desvía de la sugerencia, en seguido ofrece otra alternativa para la pronta llegada.

Otros sectores de la vida actual usan la inteligencia artificial: los procedimientos automatizados en cuanto la fabricación de objetos; en el mundo del entretenimiento; transporte y logística; servicios turísticos, servicios financieros, y demás. Los almacenes virtuales registran las búsqueda de cada cliente para luego comunicar sugerencias de otros productos, basadas en primero lo comprado, y luego lo buscado. En materia de salud, el uso de dispositivos facilita diagnósticos certeros y rápidos, uniendo las series de síntomas con las pruebas de laboratorios practicadas. Sensores específicos registran reacciones y agilizan procedimientos administrativos, ahorrando tiempo de los enfermeros y doctores, permitiendo que puedan dedicarse al tratamiento de los pacientes.

Así como estas bondades, existen una infinidad adicional. En educación, recientemente se está desarrollando la Gamificación, herramienta que permite el avance en las destrezas de la programación a través del juego; existen plataformas académicas que analizan las respuestas en actividades de trabajo; estudian los errores y procedimientos para así “conocer” el proceso de razonamiento del alumno, para entonces presentarle el contenido de la manera más ventajosa, de acuerdo a las destrezas individuales y las inteligencias demostradas, para así asegurar el éxito en la adquisición del conocimiento.

Se enlaza esta tecnología con la educación personalizada, la cual enfatiza la identificación de los talentos de cada individuo para su desarrollo. Y más adelante la formación docente, que debe destacar la flexibilidad y liquidez de la educación actual, y si también arribar a docentes virtuales que podrán predecir las necesidades de cada alumno, y en una manera individual, proveer la ruta del perfeccionamiento especial. UNESCO estima que el mundo necesitará para el año 2030 para cumplir con las metas de cobertura, 24.4 millones de docentes del nivel primario, y 44.4 millones de docentes para el nivel secundario. La inteligencia artificial puede agilizar tanto el desarrollo de los docentes como la cobertura escolar.

¿Es posible en Guatemala? Se conocen las limitaciones de la cobertura, el creciente problema de la cantidad de docentes disponibles; el sugerido cambio de Currículo Nacional Base debe estar cimentado en nuevos conocimientos, con la flexibilidad inamovible para cumplir con las necesidades del mundo. En enfoque del futuro se debe basar en una política de conectividad, que fomente el uso de la inteligencia artificial y las herramientas virtuales que proveerán una real y verdadera democratización de la educación y una mayor cobertura.

Se recomienda la lectura del siguiente documento mencionado en el enlace para conocer mas sobre inteligencia artificial. https://observatorio.itesm.mx/edu-news/2017/8/28/un-anlisis-sobre-el-futuro-de-la-inteligencia-artificial-en-la-educacin?utm_source=Observatorio+de+Innovación+Educativa&utm_campaign=134992b69c EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_667d8bc4cf-134992b69c-235778969

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo