Jimmy Morales ganó las elecciones democráticas por mayoría de votos. Les ganó limpiamente a candidatos como Manuel Baldizón y Sandra Torres. Pero a algunos de sus oponentes esto no les ha gustado y una tras otra han tratado por todos los medios de meterle zancadilla para sacarlo a la fuerza sin motivo alguno.

Quienes no soportan a Jimmy Morales son personas que provienen principalmente de la izquierda del país. Gente que no ha ganado las elecciones y que a puro tubo quieren llegar al poder por otros medios. Por eso utilizan cuanta táctica tienen a su mano para para lograr su objetivo. Estas tácticas son deleznables. A mí no me gustaba muchas de las cosas que hacía el presidente Colom y su esposa Sandra, pero la forma correcta de actuar era señalar con argumentos esas cosas que no me parecían, no tratando de botarlos.

Pero quienes están tratando de botar a Jimmy están utilizando cualquier excusa para eliminarle su la inmunidad que tiene debido a su cargo. En este sentido considero que el “Antejuicio” es una figura buena que bien utilizada protege a la persona de un cargo político ante cualquier demanda espuria. Eso permite que las demandas políticas no prosperen. Si no, las personas que están ocupando cargos políticos muy importantes estarían todo el día en los tribunales y no podrían trabajar en lo que deben hacer.

La Corte de Constitucionalidad acaba de rechazar tres antejuicios contra Jimmy Morales. Aunque ellos explican claramente la razón de cada uno yo pienso que igual debieron ser rechazados porque son más bien demandas políticas y no tienen contenido de fondo serio que amerite una eliminación del antejuicio y posterior investigación.
Se podrá estar de acuerdo o no con algunas actuaciones del presidente, pero no por ello se le debe eliminar de su cargo. No es razón justificada para ello por más indignada que la gente pueda estar por lo de los bonos o por lo de haber declarado non grato a Iván Velásquez. Lío este último que no va bien encaminado por ninguna de las partes.

Dejemos ya que Jimmy termine su mandato, apoyémosle para que las cosas salgan bien y más rápido. Tanta obstrucción solo nos afecta a nosotros. No puede ser que todos los ministros tengan miedo de firmar permisos, licencias y autorizaciones para que el país recobre la rapidez y permita que las inversiones caminen más rápidamente. No puede ser que se siga permitiendo el ataque a las empresas autorizadas a funcionar, sean estas hidroeléctricas o mineras o de otra índole. No puede ser que queden en la impunidad los actos terroristas que se han cometido contra estas empresas al destruir y quemar maquinaria, así como secuestrar y amenazar a trabajadores de estas empresas. No puede ser que sigan las invasiones violentas de fincas y no se haga nada. No puede ser que el comisionado de la Cicig en contubernio con el Ministerio Público estén atacando a las personas que están trabajando y tratando de sacar adelante al país, como lo es Jimmy Morales o Álvaro Arzú, inventándoles pruebas y chantajeándolos jurídicamente, mientras que los enemigos del desarrollo y crecimiento económico quedan en la impunidad como lo es CODECA que roban energía o los de FRENA o los que bloquean carreteras o los que invaden fincas o los que siguen robando y no se les persigue o lo que en el pasado robaron y no hay nada aún contra ellos o los del caso Odebrecht. Tampoco se termina de resolver el tema de tanta violencia criminal, ni el de las prisiones donde hay tanta corrupción y hacinamiento y por supuesto, el del sistema de justicia que está totalmente politizado.

Dejen trabajar a Jimmy, dejen que termine su mandato y si hay diferencias con lo que hace, escríbalo, dígalo públicamente, pero ya dejemos de usar recursos estatales para meterle zancadilla a cada rato y dediquémonos a trabajar. Hay demasiado por hacer en este país.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo