Nuestra bella Guatemala víctima de corrupción, resarcimiento, justicia selectiva, abuso de poderes por parte de los Organismos Legislativos y Ejecutivos y ahora un arrebatamiento de atribuciones por parte de la Corte de Constitucionalidad acompañada de una burla de Procurador de los Derechos Humanos.

La violencia en Guatemala se ha marcado en todos los estratos sociales tanto para nacionales como extranjeros, violaciones como el caso de Arkadia, asesinatos tan claros como los los de conductores del transporte público y taxistas y tan dudosos como el de Pavel Centeno, golpizas por personal de CICIG tal es el caso de Andres Zimeri, omisión gubernamental por parte del MP al hacer caso omiso de las denuncias hechas sobre la situación de las niñas de Hogar Seguro, extorsiones, robos a mano armada y así podemos seguir enlistando cada una de las situaciones que tocan a la puerta de los guatemaltecos.

Enlistando todo lo anterior cabe mencionar que ninguno de estos casos ha sido investigando debidamente, aparte de que la responsabilidad recae sobre el estado por qué es el que debe garantizar la seguridad de los ciudadanos está también recae sobre Jordán Rodas, Procurador de los Derechos Humanos, que entre sus funciones tiene la de garantizar el Derecho a la vida.

La pregunta que nos hacemos todos es, la vida de quien se apunta garantizar el PDH?

En la última semana con una acción inconstitucional los magistraduchos de la Corte de “Constitucionalidad” decidieron eliminar de la legislación nacional la pena de muerte dando con esto pie a qué se genere una molestia a nivel nacional, debido que esto enmarca de manera clara la imagen de protección sobre todos a los delincuentes.

Señores magistrados y Señor Procurador de los Derechos Humanos, no puede ser que ustedes tengan el poder para hacer un cambio positivo en Guatemala y lo único que están haciendo es generar un placentero actuar de lo asesinos y violadores que sabiendo que tienen su apoyo harán lo que les plazca.

Magistrados sus decisiones tomadas creo que se deben a que esta delincuencia no ha tocado la puerta de sus casas y a pesar de que no les deseo el mal ni a ustedes ni a sus familia, si nos gustaría que vivieran en carne propia lo que muchos guatemaltecos han vivido últimamente, que supieran que es que familias enteras se queden sin un sustento, sin un padre o madre, sin un hermano o hermana o sin un hijo o hija.

Usted Procurador antes de estar pidiendo ser incluido en una comisión de DDHH a Ginebra póngase a pensar si ha cumplido con lo establecido en su manual de funciones y responsabilidades ya que según lo establecido en el mismo no lo a hecho en lo más mínimo, por el contrario se volvió un burdo activista en una manifestación que nada compete a sus labores, se ha estado dedicando a realizar una campaña anticipada de su persona, pensando en una candidatura futura.

Nosotros lo guatemaltecos estamos hartos y cansados que usted consienta a jóvenes delincuentes como los de Gaviotas, que usted consienta el actuar de un prisionero que tiene más ingresos a prisión que usted a la Universidad, tenga la delicadeza de velar porque el presupuesto de alimentación que tiene un niño en una escuela pública no sea menor al que tiene un preso, esto es lo que usted debería de estar verificando y no estar buscando ir a pasear a Suiza y simplemente no hacer nada.

Para concluir como ciudadano guatemalteco que no representa a nadie más que a mi familia que quiere un país libre de violencia les pido a ustedes Corte de “Constitucionalidad” y sus magistrados y a usted Procurador de los Derechos Humanos que dejen de ser la sombra de la democracia y mantengan un correcto estado derecho y una apropiada certeza jurídica en el cual prevalezca el cuidado de las personas honradas, honestas y trabajadoras y de la propiedad privada que día con día hacen que Guatemala sea un país próspero en beneficio de las futuras generaciones.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo