Las manzanas son altamente apreciadas e incluidas en la dieta de una y mil maneras, ya sea de forma natural o en postres o salsas para incluso acompañar una comida salada.

Existen diversos tipos de manzana de mesa o consumo natural como las Red delicious bastante dulces y suaves , las Granny Smith con piel verde, de textura fina, pulpa crujiente y un sabor atenuado o las Golden con su piel dorada con pecas, de pulpa jugosa, crujiente y dulce, que se oxida menos que las otras variedades. A propósito, cuando corte las manzanas mantenga en agua con limón para evitar que se oxiden.

Además, están las manzanas que se emplean en cocciones como las Jonathan con un contenido de vitamina C más alto, pero el mismo se pierde en los procesos de cocción prolongados o las Gala de color amarillo con rojo, de pulpa crujiente, dulce, perfumada y jugosa consumidas igualmente de forma natural, Otras son las silvestres, pequeñas rojas y amarillo, ideales para encurtidos y salsas.

La manzana se obtiene fresca y se consume naturalmente pero también en infinidad de presentaciones como postres, helados, pasteles como viene a la memoria la tradicional tarta de manzana con sus variantes en cada país, en compotas, mermeladas, chutneys, salsas o jugos entre otras.

Asimismo, la manzana deshidratada que ha perdido su humedad pero concentra de mejor manera sus azúcares, resultando una fuente de energía importante principalmente para quienes practican un deporte.

Otras formas de presentar las manzanas: en una ensalada, por ejemplo la infaltable ensalada de papa y manzana o en un aderezo para ensaladas como el siguiente preparado con néctar de manzana, vinagre balsámico, mostaza, azúcar morena, sal, pimienta y aceite de oliva o en una salsa para acompañar cerdo o aves.

Pero también, es apreciada en las bebidas como el tradicional ponche navideño o el clericó. Una opción es hervir manzanas con agua, jengibre, pimientas gordas y azúcar al gusto. Dejar enfriar y mezclar con agua mineral.

Una manzana al día es apreciada por su valor nutricional, sus niveles de calcio, ácido fosfórico, hierro magnesio, cloro, bromo y azufre. De manera que es una frutal versátil que bien vale incluirla en la dieta, pero se recomienda dejar la cáscara ya que la vitamina C, fibra y flavanoides se encuentran en la piel o justo bajo la misma. Además. el jugo de manzana es alto en potasio.

Entonces, disfrute de una manzana en cualquier momento del día ya que es fácil de consumirla por sí misma o como parte importante de la comida o un postre.

Hoy les comparto la receta de una salsa de manzana para acompañar unas supremas de pollo. Necesitamos los siguientes ingredientes:
2 filetes de pollo
1 cucharadita de aceite
¾ taza de caldo de pollo
1 ramita de tomillo
2 hojas de laurel
½ taza de vino blanco
1 cucharadita de azúcar morena
1 manzana
Sal y pimienta
¼ taza de crema

Preparación
Sellar el pollo en aceite caliente.
Verter el caldo.

Condimentar con tomillo y laurel. Dejar cocinar.
Agregar el vino, azúcar, manzana troceada, sal y pimienta hasta que espese ligeramente.
Licuar la salsa con la crema, colar y regresar a la cocción.