Priscilla León es la autora del blog de moda: Curvas de estilo

“Viejos deslavados, hoy serán mis aliados para hacer de ese chico un maniquí”. Oh sí, nadie como las Jeans (sí el grupo pop mexicano) para plasmar los sentimientos que una chica que creció en los 90 (yo) tiene hacia sus jeans.

Según la canción, son una especie de amuleto que nos ayuda a conquistar; y según yo, no solo a un puberto, también al mundo.  

Mis primeros jeans, por ahí de 1994, eran rectos, estaban hechos de una lona celeste dura y adoraba combinarlos con mi camiseta de Jazmín (Aladino). De ahí en adelante estas prendas en todas sus versiones (acampanados, skinny, boyfriend) me han acompañado casi todos los días y en muchas ocasiones importantes. Sí, también a esa entrevista de trabajo que me cambió la vida llevé jeans. Sorry not sorry.

Jeans-lona-mezclilla-denim-stretch-Forever 21-I Am-suéter-high waisted-sandalias-Aldo Nero.

Jeans de Forever 21 Los Ángeles, suéter de I Am y sandalias de cuña de Aldo Nero. Foto Mariano Macz.

Claro, como toda buena relación: por momentos he odiado los jeans, sobre todo a la hora de comprar. No encontraba unos decentes en versión XL, eran demasiado acampanados, o peor, sus tiros eran muy bajos y cuando me los probaba se me saltaba toda la panza. Menos mal que todo tiene solución y desde hace tiempo compro la talla 14 en la sección Plus Size de Forever 21. Aquí que se me ocurrió que podría darles una guía para comprar los suyos:

Dales un tocadita

jeans-parches-lona-skinny jeans-lona-mezclilla-denim-top

Los jeans son conocidos por su durabilidad, pero no todas las lonas son iguales. Aunque sean stretch, elije los tejidos más gruesos, pues además de ser más resistentes, dan más forma a tu cuerpo.

Quédate con los clásicos

jeans-lona-mezclilla-denim-high waisted jeans-crop top-plus size

Muchas chicas aman los jeans porque se pueden usar en distintas ocasiones. A la hora de comprar, decídete por aquellos modelos clásicos. Digo, los azules y rectos nunca estarán de más en un armario. Es cierto que de pronto aparecen “tendencias” con incrustaciones de brillos, bordados o deslavados, pero recuerda que es solo eso: una tendencia. No te digo que no compres, pero compra uno y no 20.

Ponte los pantalones

jeans-lona-mezclilla-denim-plus size-casual look-sandalias

Aunque tengas una talla de jeans de toda la vida, NUNCA compres unos pantalones sin antes probártelos. Puede que te des cuenta que esa talla ya no te queda bien o que ese estilo en particular no le sienta bien a tu figura. Mírate en el espejo por vida tuya: observa que el tiro llegue a tu cintura, que el largo sea el correcto, que tu trasero se acomode bien y que no se te haga un camel toe.

Déjate llevar por el sentido de la vista

Para mí lo normal es ir directo a la sección plus de una tienda, sin embargo siempre le doy una ojeadita (por cultura general) a las tallas regulares. Pues bien, ahí, en ese espacio inexplorado, recientemente vi un par de jeans que pensé que me podían quedar. Resultó que sí y fui muy feliz. A lo que voy es que siempre debes estar abierta a encontrar algo en el lugar menos esperado.

Aléjalos de ti amor

Estoy convencida que a las chicas plus NO nos quedan bien los pantalones acampanados y los boyfriend. Me da igual que las revistas de moda digan lo contrario, pero yo ya he usado ambos y se ven mal. En el caso de los flare (campanas) siento que hacen ver mis piernas gigantes y me quitan forma. Mientras que en los boyfriend las cinturas son demasiado bajas y estrechas por lo que la alarma de embutido sonará de inmediato. Insisto, prefiere los rectos y los skinny de materiales gruesos.

Jeans-pantalones-lona-denim-mezclilla-suéter-punto-noviembre-otoño

Yo me, me, me pongo mis jeans para ir a todas partes. Foto Mariano Macz.

Bien, espero haberles podido ayudar. Si tienes dudas o comentarios, escribe a [email protected]; o si buscas inspiración, ve este tablero. Lo olvidaba, hace poco escribí de ripped jeans: léelo aquí

Lee también

Hola noviembre, hola vestido suéter

Cinco pecados plus size: Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa