Mientras las acusaciones de acoso sexual contra hombres de alto perfil —Spacey, Louis C.K. o Weinstein— siguen apilándose, los defensores de las víctimas preguntan si este cúmulo de acusaciones generará un cambio cultural.

El jueves, el New York Times dio a conocer otra historia de investigación —poco más de un mes después del reporte controversial de Harvey Weinstein— donde se resumen las acusaciones de mala conducta sexual contra el comediante Louis C.K por parte de cinco mujeres. Dos de las acusadoras, Dana Min Goodman y Julia Wolov, le dijeron al Times que el comediante se quitó toda su ropa y se masturbó enfrente de ellas.

“Nos quedamos paralizadas”, recordó Goodman. Después, “Sólo dijo, ‘¿Quién es Dana y quién es Julia?'”

En las últimas semanas, la gran cantidad de denuncias de acoso y agresión sexual en Hollywood y en otras industrias ha sido vertiginosa. A principios de esta semana, dos mujeres publicaron en redes sociales que habían sido acosadas por el antiguo actor de Gossip Girl Ed Westwick en 2014. Una mujer originaria de Washington, Dcdecidió compartir su experiencia con la estrella de Entourage Jeremy Piven, quien supuestamente restregó sus genitales en ella y eyaculó “en mi blusa cuello de tortuga blanca”. (Es la tercera mujer que afirma haber sido agredida por Piven.) Una expresentadora de noticias, originaria de Boston, hace unos días acusó a Kevin Spacey de haber tocado indebidamente a su hijo de 18 años en 2016. (Por lo menos 14 personas declararon que el actor se comportó de manera inapropiada hacia ellos.) El miércoles, la actriz Portia de Rossi tuiteó

su propia historia de acoso con el hashtag #metoo, alegando que durante su última audición para una película con Steven Seagal, el actor “me sentó y desabrochó mis pantalones de cuero. Corrí y llamé a mi agente. Sin inmutarse, me dijo: ‘bueno, no sabía si él era tu tipo'”.

El torrente de historias y acusaciones va mucho más allá de los personajes de alto perfil. Según RAINN, la organización contra la violencia sexual más grande de Estados Unidos, las víctimas de acoso sexual han alcanzado cifras récord. Más de 19,000 personas —un incremento del 21 por ciento— contactó a RAINN en busca de apoyo durante el mes de octubre.

Lee la nota completa: ¿Estamos llegando por fin al cambio cultural de la violencia sexual?

Lee también

Al atacante de Texas lo consumían “los demonios”

La rusa que “odia” a los latinos, y aún así la amarás