Cerca de 300 personas conforman el grupo radical que atacó una estación de policía en Ixquisis, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, este lunes 13 de noviembre.

La Policía Nacional Civil respondió al ataque lanzando gas lacrimógeno. Logró dispersar la concentración de momento. Sin embargo, el grupo volvió a organizarse para continuar el ataque.

Los delincuentes despojaron a un agente de su arma de fuego y lanzaron piedras a los vehículos, destruyendo dos autopatrullas.

PNC advierte

Los atacantes impidieron el ingreso de maquinaria de la empresa Energía y Renovación. Según fuentes de la empresa, el grupo está conformado por diferentes comunidades de  Santa Cruz Barillas, Santa Eulalia, San Juan Iscoy, Ixcan y del casco urbano de San Mateo Ixtatán.

La Policía indicó que “se prepara para responder conforme las circunstancias lo requieran ante ataques de criminales que portan fusiles. Se ha actuado, primero protegiendo a civiles, evitando caer en provocación como tal. Pero nuestra respuesta tiene toda la fuerza de la ley para mantener el orden“.

 

Rigoberto Juárez es líder comunitario de Huehuetenango.

Líder es identificado

“Se logró identificar que el grupo de delincuentes es afín al líder comunitario Rigoberto Juárez, quien se ha opuesto a la búsqueda de consensos en el municipio”, confirma el comunicado de Energía y Renovación.

Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango, participante en las mesas de diálogo como observador, hizo un llamado a la paz y al diálogo por esta situación.

El grupo delincuencial liderado rechaza cualquier diálogo y promueve la zozobra y violencia en la población.

Tanto la Empresa Energía y Renovación, como la población de San Mateo Ixtatán, han presentado denuncias y esperan que se agilicen las pesquisas.

También solicitan a las autoridades investigar y castigar a los responsables de la agresión, además de resguardar la seguridad de la población.

 

También puedes leer:

URGENTE: Delincuentes atacan a policía en San Mateo Ixtatán