Cuando escuchamos la frase célebre del político mexicano Benito Juárez; “el respeto al derecho ajeno es la paz”, debemos tener claro que es precisamente este aspecto el que mantiene la armonía de la sociedad y con el que se alcanza la estabilidad de todos por igual.

Hay que tener claro que cuando se pasa sobre el derecho de otra persona, se evidencia el irrespeto a los derechos elementales que como humanos poseemos, aun cuando sea de forma consensuada pero no entendida en su totalidad, por eso es que debemos estar atentos a denunciar esos abusos.
Para ejemplificar, vamos a casos tan simples y recurrentes como ahora en el que estacionarse en las calles, también representa un modo de extorsión, y que creo a todos nos ha pasado porque algunas personas apartan los espacios y cobran la cantidad de dinero que ellos consideran necesaria, sin considerar si uno tiene o no lo que piden.

Por supuesto que esto no hace que se olvide la necesidad de empleo que obliga a que muchas personas hagan esto, pero también quiere decir que esto no debería ser un motivo de abuso para otros, y por eso la necesidad de llevar un control.

Los abusos que se hacen con intereses inescrupulosos, son otra muestra, de ahí, que quienes ofrecen servicios de tarjeta de crédito se aprovechan, en la actualidad no existe una normativa al respecto, no obstante sigue en la Corte de Constitucionalidad, y de momento esto continúa dándole ventaja a quienes se aprovechan de la necesidad de otros y terminando con nuestros derechos.

No digamos de los abusos que se comenten día con día en cobros escondidos en los servicios y productos que sin lugar a duda deben ser denunciados y atendidos como corresponde.
Esos abusos que se comenten en contra de la población deben detenerse, porque son evidentes violaciones a los derechos fundamentales, y que creo se empiezan a ver “normales” para algunos que pasan por alto la corrupción y el irrespeto a la armonía de los derechos individuales de cada persona.

Es por ello que creo en la denuncia seria y fundamentada, pero más que eso en la reacción de las autoridades que tienen que poner un orden como elemento esencial de la convivencia de nuestra sociedad.

El llamado es a no permitir que pasen sobre nuestros derechos por el simple hecho de considerarlo normal o una práctica común que lo único que hará es dejar una sociedad llena de oportunistas que se aprovecha de los demás para cumplir con sus objetivos propios.
“Que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, Benito Juárez.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo