El asesino en serie Charles Manson, uno de los criminales más famosos del siglo XX, falleció este domingo a los 83 años en un hospital de California.

Manson estremeció a Estados Unidos en agosto de 1969 con una sangrienta espiral de violencia en la que él y los seguidores de su secta satánica, conocidos como “la familia Manson”, asesinaron a siete personas.

Su objetivo era  provocar una guerra racial, indica un reportaje de La Vanguardia.

Entre las víctimas figuraron la actriz Sharon Tate, que estaba a punto de dar a luz a su primer hijo, fruto de su relación con el director Roman Polanski.

La mayoría de sus víctimas estaban relacionadas con el mundo del cine.

Por causas naturales

El asesino en serie murió en un hospital de la localidad de Bakersfield, explicó a NBC News la hermana de Tate tras recibir una llamada telefónica de las autoridades penitenciarias a las 8:30 hora local.

En esta cárcel permaneció encerrado Manson, quien murió por causas naturales, sin que hasta ahora se den más detalles.

En un primer momento Charles Manson y otros cuatro seguidores suyos fueron condenados a muerte en la cámara gas, en 1971, pero un año después la sentencia se redujo a cadena perpetua.

Ello después de que el Tribunal Supremo del estado californiano abolió la pena capital.

La revista The Rolling Stone llegó a definirle en 1970 como “el hombre más peligroso vivo”.

Tras siete años en prisión fue declarado elegible para obtener la libertad condicional, pero le fue repetidamente denegada después de que autoridades concluyeran que era un preso aún muy peligroso.

Mucho después de que Manson desapareciera de los titulares, su figura había crecido como símbolo del terror que desató en el verano de 1969.

“El mismo nombre de Manson se ha convertido en una metáfora del mal”, dijo el fallecido Vincent Bugliosi, que enjuició a Manson, a Los Angeles Times en 1994.

En 1971 fue sentenciado a la cámara de gas pero el Tribunal Supremo abolió la pena capital y la conmutó por cadena perpetua

Estaba enfermo

El jueves pasado se supo el asesino estaba interno en un hospital de Bakersfield y ya había sido hospitalizado en enero.

En aquella ocasión sufrió una hemorragia gastrointestinal que requería de cirugía, pero los médicos no quisieron someterle a una operación porque temían que no sobreviviría.

Los crímenes de Manson conmocionaron a la sociedad estadounidense y marcaron simbólicamente un punto y aparte en la contracultura de los años 60 y el movimiento hippie.

Los asesinos utilizaron la sangre de sus víctimas para escribir mensajes en las paredes, mientras seguían las instrucciones que creían escuchar en la canción ‘Helter Skelter’, obra de The Beatles.

“Mezquino, sucio, forajido y malo”

Manson sumaba centenares de sanciones por mal comportamiento en la cárcel, donde también se grabó en el entrecejo un tatuaje en forma de una cruz gamada.

En los últimos 20 años, Manson siempre se negó a comparecer en sus vistas para la libertad condicional.

En una entrevista concedida a Vanity Fair en 2011 se describió como un hombre “mezquino, sucio, forajido y malo” y aseguró que fue condenado por “ser la voluntad de Dios”.

Leslie Van Houten, la miembro más joven de ese clan, explicó en su momento que Manson les había “lavado el cerebro” con sexo, LSD y lecturas constantes de pasajes de la Biblia.

Además con repetidas escuchas del disco White Album, de The Beatles, y otros textos sobre su deseo de lanzar una revolución.

En julio pasado se dio a conocer que la próxima película de Quentin Tarantino girará en torno a la figura de Manson y a los asesinatos de sus fanáticos seguidores en California.

  • Te sugerimos leer

Sebastián Piñera y Alejandro Guillier van a segunda vuelta en Chile