Analistas ven como la mano del Congreso está por aprobar un presupuesto comprometido, con poca transparencia y posibilidad de fiscalización.

Los recortes en materia de Salud, Educación y el aumento a Comunicaciones no tienen una justificación clara porque no producirán resultados esperados, indican fuentes consultadas.

Para David Cassasola del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), destaca en el presupuesto 2018 la reducción del monto sugerido y que la Comisión de Finanzas del Legislativo, haya estado más activa en su rol de escuchar a todos los sectores.

Mientras que para Abelardo Medina, analista de Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, es difícil encontrar algo positivo, de hecho, recomiendan no aprobar el proyecto por su falta de transparencia. 

Puntos positivos CIEN:

  • Que la Comisión de Finanzas haya tenido un rol activo dentro del proceso de preparación del Presupuesto.
  • Se presentaron diferentes sectores para contar con una opinión más concreta del presupuesto y esto generó la decisión de reducirlo.

Puntos positivos de ICEFI:

  • Rebajar el techo del proyecto.
  • El Congreso intentó escuchar a todos los sectores aunque es algo que no debiera hacer porque es tarea del Ejecutivo, y volverlo a hacer no tiene sentido.

También puede leer:

FCN no pierde la esperanza de aprobar el presupuesto

Puntos Negativos CIEN:

  • Es tarde para una discusión profunda en el pleno del Congreso porque el 30 vence el plazo para discutir el proyecto.
  • La dinámica de discusión se dirige hacia una falta de quorum.
  • No existe una idea clara de la fiscalización del proceso de ejecución. Es necesario saber cómo se  cerrará la ejecución y cómo se evitará repetir el comportamiento el otro año.
  • El presupuesto no estableció la desaceleración que sufrió la economía guatemalteca.
  • La falta de ejecución del Ministerio de Comunicaciones no se resolverá con una readecuación presupuestaria sin saber cómo se van a ejecutar los proyectos.

Puntos Negativos ICEFI:

  • El Congreso convierte un aspecto técnico en algo político. Cuando el Congreso “le mete mano” ya deja de tener responsabilidad el Ejecutivo con lo que quedó en el presupuesto y el monto no cumplirá con lo trazado.
  • El artículo 94 deja una preautorización de parte del Congreso para que el Ejecutivo ejecute sin techo una ampliación presupuestaria.
  • En Salud y Educación hacen cambios drásticos de la planificación interna del presupuesto. Ambos ministerios pidieron un monto específico para hacer algo ya definido y resulta que el Congreso les cambia todo.
  • Le quitaron el presupuesto a los Puestos de Salud y se lo devolvieron a los hospitales.
  • En Educación elevaron cerca de Q900 millones a la parte de ejecución administrativa del ministerio y le quitaron recursos a la educación pre-primaria primaria y básicos.

También puede leer:

Propuesta de presupuesto para seguridad y justicia baja Q417.4 millones