vice-2g1c-video-2 girls-1 cup

Se llama 2 Girls 1 Cup (al que nos referiremos de aquí en adelante como 2G1C) no es más que un tráiler de un minuto de duración de una película más larga producida por MF Videos titulada Hungry Bitches (Zorras hambrientas, en español).

En ese avance, dos actrices porno, Karla y Latifa, actúan en una escena escatológica mientras suena de fondo un inquietante tema del compositor francés Hervé Roy titulado Lover’s Theme (La canción de los amantes), quien también compuso la banda sonora para la película de porno clásico Emmanuelle en 1974.

El horror de ver cómo personas de carne y hueso comen heces humanas cambió Internet para siempre y nos trajo el clásico género de videos de reacciones

El legado

En algún momento de su trayectoria, compraron el dominio 2girls1cup.com. Poco después se consagró como el hogar del video (la página no está disponible actualmente, aunque hay páginas derivadas como 2girls1cup.ca que siguen existiendo).

Lo que realmente hizo famoso 2 Girls 1 Cup no fue el video en sí, sino los videos que se hicieron sobre él. 2G1C fue el pionero dentro de un género de videos muy específico que acabaría definiendo a páginas web como YouTube durante los años siguientes: los vídeos de reacciones.

Según parece, el primer video de reacción 2G1C se publicó en 2007.

Hubo varios videos de gente viendo 2 Girls 1 Cup que se volvieron casi tan populares como el original. En uno de ellos, un tipo sádico obliga a ver el video a una abuela que se queda totalmente trastornada y conmocionada.

Imitaciones

Poco después, mucha gente copió la idea. Empezaron a grabar a sus amigos, colegas y familia retorciéndose del terror que provoca ver a dos mujeres adultas defecando en un vaso, comiéndose el contenido de dicho vaso y vomitándolo en el mismo contenedor.

Los videos de reacciones llegaron oficialmente a internet, pero eso sólo fue el inicio del nauseabundo viaje de 2G1C.

Lee la nota completa en este enlace: El legado de ‘2 Girls 1 Cup’, el video más asqueroso de internet

Lee también

Gaslighting: cuando tu amado juega con tu mente

Si los famosos fueran personajes de los años 80