Tras la no aprobación del presupuesto de la nación para 2018, el Gobierno trabaja en la elaboración de un plan de readecuación que responda a las necesidades del próximo año.

De momento se tiene previsto contener el gasto, limitar la creación de plazas y de gastos administrativos. Con ello se busca tener la mayor cantidad de ahorros “para utilizarlos en programas prioritarios”.

Así lo afirmó el ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada. También dijo que los ajustes para el funcionamiento de la administración pública se harán la primera semana de enero, con transferencias económicas y el cambio de fuentes de financiamiento.

También puedes leer

Oficialismo fracasa en su intento por aprobar el presupuesto

Trabajan sobre el peor escenario

“Nuestro planteamiento ha sido que la planificación se haga asumiendo que no hay ampliación porque no hay seguridad de que el Congreso lo apruebe”, dijo el funcionario.

Además, aseguró que se debe acomodar la deuda pública y revisar las proyecciones de tipo de cambio para ajustar las obligaciones a cargo del Tesoro.

“La idea es que se contenga todo el gasto de funcionamiento en lo más posible”, enfatizó Estrada.

Préstamos

El Gobierno buscará la aprobación de varios préstamos para atender temas prioritarios en el Ministerio Público y Superintendencia de Administración Tributaria. También en el Ministerio de Gobernación y en la lucha contra la desnutrición.

El funcionario recordó que en el Legislativo existen alrededor de 10 préstamos sin aprobar. “Si no avanzamos con esto perdemos el espacio con los bancos”, concluyó el titular de la cartera de Finanzas.

También te puede interesar

Comunitarios retienen a personal del MP y de la PNC