Agentes de la fuerza especial Cobras de la Policía de Honduras se declaró en huelga de “brazos caídos” ante la crisis política en el país. Esta se agudizó el pasado miércoles cuando se declaró toque de queda, tras el inicio de protestas de la oposición que denuncia un supuesto fraude en los comicios recientes.

“En estos momentos estamos de brazos caídos, para manifestar nuestra inconformidad por lo que está pasando a nivel nacional. Nosotros somos pueblo y no nos podemos estar matando con el propio pueblo. Nosotros tenemos familia”, dijo a periodistas un portavoz de los manifestantes con el rostro cubierto.

“No nos prestaremos”

Según informes oficiales, el presidente actual Juan Orlando Hernández ganó las elecciones. Eso generó disturbios en todo el país.

Ante esta situación, los agentes especiales aseguran que les han obligado a permanecer en la unidad ante cualquier disturbio que se pueda generar. Asimismo esta situación les ha impedido ver a sus familias.

“Si los políticos no se ponen de acuerdo en resolver sus cuestiones, nosotros no podemos prestarnos para favorecer a un candidato. Nosotros nos estamos rebelando porque no podemos estar trabajando en la calle y matándonos con la gente. Los políticos tomen la determinación de solucionar sus propios problema”, enfatizó el portavoz de los manifestantes.

También puedes leer:

¿Se sobreestimó la pobreza del país?