El delantero central, Paolo Guerrero, recibió la peor noticia de su carrera este 7 de diciembre, cuando la FIFA dio a conocer la magnitud de su sanción por dopaje.

La Comisión Disciplinaria de la FIFA, suspendió por un periodo de un año al jugador peruano, por lo que no podrá participar en el Mundial de Rusia 2018 y en la liga brasileña con el Flamengo.

Guerrero fue suspendido al haber dado positivo por una sustancia prohibida, contraviniendo el art. 6 del Reglamento Antidopaje de la FIFA y el art. 63 del Código Disciplinario de la FIFA.

La suspensión de Paolo Guerrero inició desde el 3 de noviembre 2017, cuando el jugador fue suspendido de manera provisional por el presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA.

La falta al Mundial de Rusia no es el único problema para Guerrero, debido a que la suspensión también incluye todo tipo de partidos en el ámbito nacional e internacional, amistosos u oficiales.

Motivo de la suspensión

Luego del partido entre Argentina y Perú del 5 de octubre 2017, correspondiente a la eliminatoria para asistir al Mundial de Rusia, Paolo Guerrero fue sometido al control de dopaje de la FIFA.

Tras los análisis de las pruebas, Guerrero dio positivo por el metabolito de la cocaína benzoilecgonina, una sustancia incluida en la lista de prohibiciones de la AMA 2017 en la clase S6 de estimulantes.