Mejores oportunidades para el 52.6 por ciento de la población

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística en la Encuesta Nacional de Empleos e Ingresos (ENEI 2-2017), la población en edad de trabajar (15 años o más de edad) representa 11.2 millones de personas, de las cuales 5.9 millones son mujeres.  Sin embargo, cuando analizamos la información presentada de la Población Económicamente Activa (PEA), únicamente el 32.8 por ciento son mujeres.

La población ocupada en Guatemala representa 6.6 millones de personas de las cuales la tasa de ocupación por sexo demuestra que, a nivel nacional, la proporción de hombres ocupados supera en 1.4 por ciento a la de las mujeres.  El 69.7 por ciento de la población ocupada, labora en actividades informales.  Ahora bien, cuando vemos los datos desagregados, 86.4 por ciento de las mujeres en el área rural, trabajan en actividades informales.

¿Qué nos dicen estos datos sobre los retos que tienen las mujeres en Guatemala? Según el último estudio de Brechas de Género publicado por el Foro Económico Mundial, nuestro país tiene grandes desafíos para mejorar la relación de oportunidades hacia las mujeres en los ámbitos económicos, educativos y políticos.

Guatemala está evaluada en la posición 110 de 144 países en el Índice Global de Brecha de Género, con una calificación de 0.66 sobre 1.00 que significaría mayor paridad.  Según el propio estudio, existen grandes oportunidades de mejora en temas relacionados a la educación, especialmente en aumentar el porcentaje de mujeres que saben leer y escribir y un mayor enfoque para que las mujeres en el área rural no abandonen la educación en el nivel secundario.  Programas que permitan incentivar el uso de la tecnología e incrementar la preprimaria, pueden ser un gran catalizador para aumentar la escolaridad y que esto ayude a valorar la educación.

Otro desafío importante es el impulso de políticas públicas en el ámbito económico que aumenten la productividad de las mujeres que laboran en la informalidad, en sectores como la agricultura y el comercio, a través de mayor descentralización de fondos públicos del Estado hacia los departamentos más pobres, en donde se pueda incrementar la inversión en urbanización, infraestructura, educación y capacitación técnica.

En el ámbito político, la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, debe generar la capacidad de que podamos votar directamente por las personas y no tener listas cerradas.  La implementación de esquemas de trabajo que permitan mayor flexibilidad laboral y programas que agreguen valor a los productos realizados por mujeres en el área rural, también son importantes para generar mejores oportunidades a las mujeres en el país.  @jczapata_s

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo