Versión Deluxe es el blog de música de Luis Fernando Alejos y República

 El disco original lo consiguió mi hermano, cuando salió en 1993. Todo Historias nos traía más composiciones poéticas y musicalización bárbara, cortesía del italiano más famoso en Guatemala en esa época. En algún momento de la última década lo conseguí en su versión italiana, Tutte Storie, cuando estaba tratando de pulir el idioma que empecé a aprender hace unos 13 años (gracias a Duolingo no me siento tan mal, y logro practicar tantito). Su portada era mucho menos fashion, primer detalle que resalto. Tutte Storie sigue teniendo esa magia que cautivó mi pre y adolescencia.

“Estoy pensando en ti, estoy pensando en mí” era realmente Sto pensando a te / Sto pensando a noi. Igualmente hermoso. Cose Della Vita, por ejemplo, nunca necesitó a Tina Turner, pero bueno… entiendo a las disqueras y su gana por reintroducir hits para nuevas generaciones (me refiero al dueto spanglish que grabaron para un recopilatorio). Tutte Storie es una obra de arte, y el existencialismo de canciones como A Mezza Via y Memorie lo demuestran.

Videoclips dirigidos por Spike Lee hacen de este álbum algo mucho más icónico. Estilo y romanticismo. Encuentro un eco de Otra como tú (Un’altra te) en Tardes Negras (Sere Nere) de su compatriota Tiziano Ferro. Favola es un retrato de amor en pareja (hetero), inspirado en un cuento de Herman Hesse). L’ho trovata ora che… ora che sto bene e che ho tutto il tempo per me. La felicidad siempre está allí, la armonía quizás.

Aparte del lirismo de sus canciones, la instrumencación de este álbum reune a profesionales potentes. El bajo de Tony Levin y Neil Stubenhaus, los teclados y Hammond del también productor Celso Valli, las guitarras de Steve Farris, la batería de Steve Ferrone. Todo cuajaba lindo. Ni decirse de los coros y los arreglos sinfónicos en Nostalsong y Silver e Missie.

Essodi es atemporal y melancólica. El dolor, los amigos, las voces. Tan válido reconocer que la vida es agridulce. Más allá de la dicotomía de un vaso medio vacío o medio lleno. El vaso a veces lo imaginamos. Este álbum es un preludio a la madurez que quisiera sentir a veces. Incluso si lo escuché por primera vez cuando tenía 13 años.

Escucha el álbum completo aquí

Lee también

La ansiedad no es invencible, un playlist

Ogilala, el nacimiento de William Patrick Corgan