La corrupción un flagelo que afecta los derechos humanos

22

El 9 de diciembre se establece como el Día Internacional contra la Corrupción, es claro que es un mal que afecta a todas las sociedad del mundo en mayor o menor medida y lamentablemente se presenta con mayor impacto y presencia en Latino América, en donde los casos de corrupción son vinculados con los Gobiernos y sobre todo con aquellos que ejercen el poder en estos países.

La lucha contra la corrupción es de todos, en Guatemala este flagelo ha quedado más al descubierto, enraizado y por eso se hace muy complicado de erradicar, y es en ese sentido de destacar que a nivel latinoamericano se ve a la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) como un aliciente y un modelo a seguir por otros países.

Esa lucha se debe librar desde todos los puntos y dejar de pensar que es una mera condición de resolver problemas que se dan por falta de justicia.

Hay que olvidarnos de que si se hace algo fuera de ley lo podemos solucionar con una “mordida”, aspecto que nos ha llevado a tener grandes niveles de corrupción, por eso debemos ser valientes y luchar de frente para que ese mal sea erradicado.

Un día después el 10 de diciembre se conmemora la declaración de los Derechos Humanos que cumple 69 años, y que corresponde a un llamado de las sociedades del mundo a respetar los derechos fundamentales de vivir en sociedad, y de alimentación adecuada, y que sigue siendo un derecho que en Guatemala no ha creado suficiente eco para lograr cambios significativos en la realidad de la malnutrición de los más vulnerables.

Esta realidad, nos lleva a pensar que los retrocesos en esta materia son mayores que los avances de una problemática que lleva tiempo en la palestra, siendo un avance la Ley de Alimentación Escolar (decreto 16-2017) que deja un sabor de victoria a muchas organizaciones como la FAO que establecen los lineamientos necesarios para lograr que en las escuelas se llenen debidamente los requerimiento de nutrición aumentando el presupuesto para esto.

Claro que falta mucho por hacer, porque se evidencia la falta de voluntad política para el fortalecimiento de instituciones  en estrategias enfocadas a la prevención de desnutrición crónica.

Por supuesto que esto nos lleva a pensar que esa falta de voluntad tiene que ver con los niveles de corrupción que se han mantenido y que como consecuencia debido a la malversación de fondos provenientes del dinero de los guatemaltecos, no llegan a los niños de comunidades alejadas que necesitan de oportunidades y programas para cambiar su realidad.

Es por ello que la lucha contra la corrupción debe avanzar y seguir de frente con el fin que el dinero que emana de la misma sociedad sea utilizado y administrado de forma eficiente para mejorar las condiciones de vida de todos y que los derechos fundamentales humanos sean cumplidos.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo