Durante tres años se implementará en Guatemala un proyecto que vincula las remesas al desarrollo de las comunidades de la capital y 11 municipios del altiplano occidental. El plan se llama Oportunidades Para mi Comunidad.

La estrategia promueve el ahorro de una parte de las remesas recibidas por las familias, para invertir estos recursos en educación como herramienta para construir capital humano y económico.

El proyecto funciona con base en alianzas con instituciones financieras, centros educativos y organizaciones no gubernamentales. Es apoyado por USAID y Diálogo Interamericano.

Las remesas aumentan cada año y son un factor que dinamiza la economía y mejora la calidad de vida de las familias beneficiadas, señalan los promotores del plan.

En noviembre se superó el ingreso de remesas del 2016 que sumó US$7 mil 159.9 millones.

  • También puedes leer

BANGUAT: Superada cifra de remesas en 2016 y apenas inició diciembre

La estrategia descansa en cuatro pilares:

  1. Educación financiera para receptores de remesas. Se espera alcanzar a más de 120 mil personas y atraer a 20 mil al sector financiero, formalizando alrededor de US$6 millones en ahorros.
  2. Acceso a crédito para empresarios, especialmente quienes trabajan en la economía del conocimiento como maestros, instructores y expertos en tecnología. El proyecto busca dar financiamiento a 120 empresarios.
  3. Involucrar a organizaciones de migrantes para apoyar la educación.
  4. Programa de educación extracurricular en zonas de alta migración. Se busca alcanzar a más de 5 mil estudiantes.

Resultados preliminares

El proyecto empezó este año. Al 31 de octubre se había brindado asesoría a 60 mil personas y un 20% han formalizado o aumentado sus ahorros.

Más de 350 emprendedores han recibido apoyo técnico para iniciar o fortalecer sus negocios.

Sumado a ello, 20 emprendedores ya tienen un crédito como resultado del proyecto.

“Invertir en los jóvenes es clave para el futuro del país. Se pueden convertir en motores de desarrollo de sus comunidades”, John Beed, director de USAID.

“Hace 20 años se empezó a hablar y analizar cómo utilizar las remesas para aprovecharlas en el desarrollo de los países”, dijo Michael Shifter.

  • Te sugerimos leer

Hidroeléctrica OXEC: Histórico acuerdo de Energía y Minas