salma hayek-carta-harvey weinstein

Esta es la carta que Salma Hayek publicó en New York Times acerca de Harvey Weinstein:

HARVEY WEINSTEIN ERA

un cinéfilo apasionado, tomaba riesgos, un mecenas del talento en el cine, un padre amoroso y un monstruo.

Durante años, él fue mi monstruo.

Este otoño, se me acercaron reporteros a través de diferentes fuentes, incluida mi querida amiga Ashley Judd, para hablar de un episodio en mi vida que, aunque fue doloroso, pensé que había hecho las paces con ese momento.


Me lavé el cerebro y pensé que todo había terminado y que había sobrevivido; Me oculté de la responsabilidad de hablar con la excusa de que había suficientes personas involucradas para arrojar luz sobre mi monstruo. No consideré que mi voz fuera importante, ni tampoco pensé que marcaría la diferencia.

En realidad, estaba tratando de evitar el desafío de explicarles varias cosas a mis seres queridos: por qué, cuando había mencionado casualmente que Harvey me había intimidado como a muchos otros, había excluido un par de detalles. Y por qué, durante tantos años, hemos sido cordiales con un hombre que me hirió tan profundamente. Me había sentido orgullosa de mi capacidad de perdón, pero el mero hecho de que me avergonzaba describir los detalles de lo que había perdonado me hizo preguntarme si ese capítulo de mi vida realmente se había resuelto.

 

Cuando tantas mujeres se presentaron para describir lo que Harvey les había hecho, tuve que enfrentar mi cobardía y aceptar humildemente que mi historia, tan importante como para mí, no era más que una gota en un océano de dolor y confusión. Sentía que a esta altura nadie se preocuparía por mi dolor, -tal vez esto fue un efecto de las muchas veces que me dijeron, especialmente Harvey, que no era nadie.

Finalmente nos volvemos conscientes

de un vicio que ha sido aceptado socialmente y que ha insultado y humillado a millones de niñas como yo, ya que en cada mujer hay una niña. Me inspiran aquellos que tuvieron el coraje de hablar claro, especialmente en una sociedad que eligió a un presidente acusado de acoso y agresión sexual por más de una docena de mujeres y del que todos hemos oído hacer una declaración sobre cómo un hombre en el poder puede hacerle lo que quiera a las mujeres.

Bueno, ya no.

Lee la nota completa en este enlace: Harvey Weinstein Is My Monster Too

Lee también

El tráiler de Alita: Battle Angel está aquí

Las curvas de Iggy Azalea que no habías visto