“Mario, Enrique y Esperanza Garfias fueron condenados por proxenetismo. La madre ayudaba a explotar mujeres en Ciudad de México. En este documental cuentan cómo iniciaron su criminal negocio familiar.

Esperanza, la madre, dejó la prostitución para ayudar a sus hijos proxenetas a explotar otras mujeres.

“Pasé de víctima a victimaria”,

cuenta Esperanza Garfias. Ella misma, dice, fue abusada desde los 5 años e inició a su hija a los 13 en el comercio del sexo.

Los Garfias, que pasaron casi 12 años en la cárcel, se dedicaron en familia a la trata de personas durante años.

“Les pegaba con un bate al que llamaba Panchito […] hasta llegué a ponerles un petardo en la cara “,

relata Mario, el jefe, al explicar cómo maltrataba a las mujeres explotadas por su familia.

Mario, Enrique y Esperanza Garfias explican en este documental de la Fundación Thomson Reuters cómo iniciaron la empresa familiar criminal y cómo la cárcel les cambió la vida.

Míralo acá

Lee también

Mickey Mouse compra los Simpsons por US$ 52 mil 400 millones

 

De héroe a villano: Keaton Jones es de familia racista