“La confianza en si mismo es el primer secreto del éxito.”                   Ralph Waldo Emerson

Hay palabras que están en boga, sus significados multidisciplinarios obedeciendo a las necesidades del nuevo siglo, y la amplitud de connotaciones que puedan asumir por la abundancia posible de uso. Estos términos gozan, o sufren, de una amplitud de expresión y aplicación, la cual permite que por momentos no se sepa qué es. Existe el termino bullying, que define y amplia el concepto de acoso sea  escolar, sexual,  físico o ciberacoso;  o acoso laboral conocido como  mobbing, otro término de recién acuñación. Y cada uno de estos términos que reflejan una acción y actitud, poseen subdivisiones que establecen jerarquías y campos de aplicación dentro del mismo concepto.  La exposición del expresión “competencia” varia de acuerdo al campo de aplicación, y por esa diversificación, sucede la vaguedad y discrecionalidad del significado, y por ende, una significativa dificultad  en el monitoreo y rendición de cuentas.  La definición de calidad varia de acuerdo al sustantivo a que modifica, educativa, de algún producto, de servicio, las posibilidades son infinitas, y por este mismo, es necesario definir con precisión el concepto. Y se arriba a otro término que es de amplio uso, coaching.

Coaching tiene una connotación deportiva, pues el entrenador, el coach, guía al deportista, después de haber observado su actuar, y detectado el apoyo necesario.  Es un proceso de descubrimiento y aprendizaje, guidado por un observador experto, para que la propia persona en este ejemplo, el deportista , conozca la debilidad que tenga, y luego en equipo con el entrenador, aplique las prácticas adecuadas para superar el reto, e iniciar le permanente camino de la mejora continua, el perfeccionamiento.

Esta teoría se trasladó al ambiente empresarial; y ha sido motivo de éxito en mejoras de rendimiento. Por esta adaptación se reconoce la importancia de las actitudes, los sentimientos de los colaboradores que en conjunto, como equipo, no grupo, pues son dos comunidades distintas; se compartan metas y retos, y se afina el clima laboral para que se logre lo propuesto.

Este proceso no está lejos de la definición inicial de coaching, un vocablo francés, que indica que es “transportar personas importantes de un sitio a otro” (la traducción es propia) y en esencia es cierto, pues no necesariamente se transportan en lo físico, ni de un lugar de realización a otro, sino que se transporta del punto de partida al ponto final, de logro,  siendo todos personas importantes.  La mejoría individual es el fin final. Se aspira alcanzar la excelencia del talento particular.

Si se traslada este concepto al proceso de enseñanza aprendizaje, se observa coherencia y congruencia. ¿Qué es el aprendizaje si no el recorrer un camino acompañado por el mentor, el guía, el modelo?  Y entonces se observan las semejanzas de coaching a las dinámicas de la educación, y la validez de implementar las herramientas del mismo, no solo con los estudiantes, también con docentes, personal administrativo, autoridades.

En coaching  empresarial de éxito, se recomienda una sesión semanal de un mínimo treinta minutos, colaborador con el coach que le haya observado su actuar esa semana. Lo importante el la dinámica de coaching   es que esta observación y  el siguiente feedback, retroalimentación,  no es de control ni  de vigilancia ; es de compartir esas observaciones, buscar e idealmente encontrar las  causas, positivas y negativas de los resultados, y modificar la conducta que se necesite. Lo importante es el auto conocimiento, con plena confianza y sinceridad.

Coaching en educación: Karla Reis, en su libro Leadership Coaching for Educators,  comenta que “…los coaches creen que cada persona es un experto de su vida propia; cada una es creativa, ingeniosa y capaz de crear su propia solución.  (la traducción es propia). ¿Qué es un buen docente si no la persona que insta al descubrimiento de los talentos, provee la ruta de su perfeccionamiento, y comparte los observaciones de las posibilidades de mejora? ¿igualmente, el padre de familia no vive ese observar con el ahínco de encontrar la mejor ruta?

Importante parte de la labor educativo es buscar el talento individual de cada estudiante y vigilar su progreso. Significativa parte de la labor educativo de los administradores para con los docentes es la misma; la creación de equipos que comparten la misma misión, tomando ventaja de los talentos de los alumnos así llegando a la meta, el aprendizaje, y tomando en cuanta los talentos de los educadores.

El coaching requiere  entrenamiento y práctica; tiene elementos de psicología, y estrategias de negocio. No es simplemente hacer preguntas, y esperar las respuestas.  Contiene engagement, compromiso; reconocimiento de roles;  exploración de los entornos culturales;  percepción del clima laboral, en este caso, clima escolar, y sobre todas las cosas, una voluntad por dar más allá de un contenido académico.   Un programa de coaching es de gran beneficio para cualquier organización; su desarrollo profesional asegurará una mejora integral.

En el ambiente educativo, el coaching otorga la importancia real del desarrollo de la persona, su crecimiento interno,  que al estar en armonía, se reflejará en su crecimiento externo, relaciones y conocimiento. El éxito depende de la confianza y la certeza en si mismo.  El término es lo que está en boga; su necesidad ha existido siempre. Muchas docentes lo  utilizan sin identificarlo; su uso es de gran beneficio.  Lo primordial es sistematizarlo, profundizar en su empleo metodológico ,  para el uso continuo en el aula, la administración escolar, y el hogar.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo