La débil presencia del Estado y el área fronteriza con Honduras, Belice y su salida al mar Caribe, convierten a Izabal en una región estratégica para el tráfico de drogas. Así como para otras actividades al margen de la ley del crimen organizado.

El departamento nororiental limita al norte con Petén, Belice y el mar Caribe. Al este con Honduras, país que se ha convertido desde hace años una nación importante para la llegada de aeronaves cargadas con cocaína que luego siguen su destino por tierra o mar hacia Estados Unidos (EE.UU.).

¿Cómo se explica el aumento de trazas de aeronaves hacia la nación hondureña? “Tras alcanzar su nivel máximo en 2008 y 2009, los vuelos que llevaban drogas a Petén y a otras regiones remotas han disminuido, según expertos de Guatemala y Washington, que atribuyen la disminución a una mejor interdicción aérea. Pero parece que los vuelos que transportan droga hacia Honduras van en aumento”.

Así lo señala el informe Guatemala: narcotráfico y violencia elaborado por International Crisis Group. El Estudio se publicó a finales del 2011.

Luego agrega: “De ahí (Honduras), los narcotraficantes envían sus cargamentos a través de la frontera hacia los departamentos de Izabal, Zacapa o Chiquimula para luego transportarlos por Alta Verapaz o Petén hacia México”.

El documento también argumenta que existe un “corredor de la droga que se extiende desde Izabal hasta El Salvador pasando por los departamentos de Alta Verapaz y Petén que colinda con los estados mexicanos de Chiapas, Tabasco y Campeche”.

Poca presencia estatal

Izabal tiene una extensión territorial de 9 mil 39 kilómetros cuadrados y es el segundo departamento más grande del país después de Petén. Es también una región con una débil presencia del Estado.

En este departamento “se registra un promedio de un agente (de la Policía Nacional Civil) por cada 3 mil 126 habitantes. En países desarrollados esta relación es de un agente por 400 habitantes”.

Así lo indica el Plan de desarrollo departamental 2011 2015 elaborado por la Secretaría de Planificación de la Presidencia (Segeplan).

Luego agrega el citado informe que “en el territorio hay un agente de policía por cubrir 83.69 kilómetros cuadrados”.

Conflictividad y narcotráfico

Existe el temor y rumores de que detrás de la conflictividad que agobia a Izabal y en especial a la región del Polochic está la mano del narcotráfico.

“Detrás de estas invasiones está el crimen organizado, posiblemente el narcotráfico que por alguna razón quiere tomar algunas áreas”. Así lo aseguró un empresario del sector agrícola a República durante un reportaje que versó sobre la ingobernabilidad en valle del Polochic.

  • También puedes leer

Crimen organizado tras ingobernabilidad en valle del Polochic

Además, se rumora que narcotraficantes estarían financiando acciones de invasión, en aras de abrir un corredor de la mano con bandas de contrabandistas y prefieren alejar a las empresas, para desplazarse con libertad.

El estudio de International Crisis Group al referirse al uso de la tierra en Izabal señala que “parte de la tierra se usa para cultivos de exportación como caña de azúcar o la palma africana; parte de convierte en pastizal, aunque con frecuencia la mayor parte de la tierra permanece vacía”.

Luego agrega: “ni siquiera se ve ganado, solo un rodeado de cercas y alambres de púas, comentó un activista que especuló que estos predios fueron comprados bien sea para lavar activos o para almacenar contrabando”.

El estudio cita  además que “un funcionario de gobierno dijo que estas praderas vacías y cercadas en zonas remotas también se podrían convertir fácilmente en pistas de aterrizaje. Solo se quitan las cercas cuando un avión está a punto de aterrizar y se reemplazan cuando se vaya, indicó”.

  • Te sugerimos leer

Giran nueva orden de captura contra Bernardo Caal