Procesan a presuntos narcotraficantes que fingieron trasladar gasolina hacia Guatemala

13

Dos colombianos fueron declarados culpables de intentar contrabandear un lote de 1 mil 500 kilogramos de cocaína valorado en US$45 millones, en un buque petrolero con el nombre “Fat Crow” (“Cuervo gordo”).

De acuerdo con los documentos de la Corte Federal en Tampa, Gustavo Enrique Llanos Miranda, de 62 años, y Jair Mendoza Montoya, de 49, se encontraban a bordo de la embarcación cuando fue interceptada el 24 de agosto del 2017.

El buque fue considerado sospechoso por oficiales de la Guardia Costera.

Fue detenido a 200 millas al sureste de Jamaica debido a que no estaba emitiendo su información con el sistema de identificación automática, tal y como es requerido.

Además mantenía un curso y una velocidad “inconsistente con el resto del tráfico comercial, indica una nota del Nuevo Herald.

Cuando fueron confrontados por las autoridades, los tripulantes indicaron que el barco transportaba combustible de Venezuela a Guatemala.

En compartimiento secreto

Durante una inspección exhaustiva, los agentes descubrieron 1,503 kilogramos de cocaína en un compartimiento secreto que había sido construido en la proa del buque especialmente para este propósito.

Ambos colombianos y otros tripulantes de la embarcación habían participado en extensas negociaciones con el representante de un cartel de drogas sobre los detalles del contrabando de la cocaína, afirma la declaración jurada presentada en la corte.

Llanos podría recibir una condena mínima de 20 años de prisión, mientras que Mendoza podría ser sentenciado a 10 años. Las audiencias para la sentencia se iniciarán el 20 de marzo del 2018 en Tampa.

Los otros cinco tripulantes del “Fat Crow”: Martín Barrios León, Oscar Herrera Venera, Francisco Bolaños, Mario Acuna García y Eduardo Chacín Villarroel, se declararon culpables previamente.

Este grupo estaría conformado por ciudadanos venezolanos, colombianos y peruanos.

El barco tenía registro del país africano de Tongo, aunque el documento había sido cancelado dos semanas antes de la incautación.

  • Te recomendamos leer

Con 15 disparos silencian las bromas del “Pirata de Culiacán”