El alcalde de Jalapa le cortó los servicios de agua y electricidad a la comisaría de la Policía Nacional Civil (PNC), por negarse a liberar a dos capturados que bajo efectos de licor se vieron involucrados en un accidente de tránsito.

El jefe edil de Jalapa es Mario Alejandro Estrada Ruano. Es hijo del excandidato presidencial de la Unión del Cambio Nacional (UCN), Mario Estrada.

Su carrera política empezó en 2011 cuando fue electo diputado por lista nacional con el partido UCN. Tenía en ese entonces 22 años.

Fue esta agrupación política la que también lo llevó ganar la vara edil en 2015 del departamento oriental.

En un video publicado el 22 de marzo del 2015 dio a conocer su decisión de no buscar la reelección como diputado y su determinación de postularse para alcalde de Jalapa.

Manzana de la discordia

Los problemas entre la PNC y el alcalde empezaron cuando las fuerzas de seguridad pública capturaron el 19 de diciembre a un hombre y una mujer que protagonizaron un accidente de tránsito.

Ellos se conducían en un vehículo modelo 2015. En el percance vial resultaron con lesiones dos mujeres que viajaban en una motocicleta. Una de ellas tiene 23 años y otra de 19.

El hecho ocurrió a las 10:00 de la noche del 19 de diciembre en la zona 2 de Jalapa. Los aprehendidos fueron Reinhard Kanwischer Azzari, de 23 y Faviola Alejandra Portillo Mejicano, de 24.

Tenían “aliento a licor” y Faviola Portillo agredió físicamente a la agente de la PNC Gloria Marina Cahuec Tecú, quien se encuentra embarazada.

Chantaje

Después de la detención de las dos personas en la Comisaría 22 se empezaron a recibir llamadas telefónicas del jefe edil en las que pedía que no se consignara a los detenidos porque “Reinhard Azzari es secretario de la Asociación Nacional de Municipalidades”, según la PNC.

El comisario de la PNC le explicó que eso no era posible porque había personas lesionadas, el piloto del vehículo estaba bajo efectos de licor y se había agredido a una agente en estado de gestación.

La respuesta de la autoridad policial no fue del agrado del alcalde Mario Alejandro Estrada Ruano y amenazó con cortar el servicio de energía eléctrica y de agua a la Comisaría.

A las 11:30 de la noche cumplió su amenaza y dejó sin los servicios básicos y fundamentales a la sede policial y las casas vecinas.

Denuncia y marcha atrás

Pasada la medianoche y con los primeros minutos del miércoles llegó Miguel Morales, auxiliar del Ministerio Público (MP) a verificar el corte de servicios básico a la Comisaría 22.

Acompañado de técnicos del MP inspeccionó el tendido eléctrico del poste número 344-CT283 y “observaron que la línea del transformador estaban cortados”.  Una media hora después se retiraron del lugar.

Cuando transcurrían los primeros minutos del miércoles el MP llegó a verificar que el servicio eléctrico fue cortado a la Comisaría de la PNC con sede en Jalapa.

El servicio eléctrico y de agua potable fue reinstalado este miércoles a las 8:00 de la mañana. Ello luego que la PNC presentara una denuncia contra el alcalde de Jalapa en el MP. Así lo afirmó Pablo Castillo, vocero de la PNC.

Luego agregó el portavoz policial: “es lamentable lo que hizo el jefe edil porque vulneró la seguridad de los jutiapanecos. Sobre todo porque dejó sin base de datos y sistema informático a la PNC impidiendo con ello hacer nuestro trabajo”.

La decisión del jefe edil también afectó a las casas vecinas a la Comisaría de la PNC.

Al final el gran perdedor fue el hijo del excandidato presidencial de la UCN. Ello porque se ganó una denuncia en el MP y los dos aprehendidos fueron puestos a disposición del juzgado de turno de Jalapa.

  • Te sugerimos leer

Mineduc a un paso de otorgar bono de Q3 mil a todos los empleados