Tomado de El Universal

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) realizó 27 pruebas de ADN a integrantes de la 13 Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos para cruzar sus datos con la base genética de personas fallecidas no identificadas y colaborar con su búsqueda.

Eduardo Mota Fonseca, director operativo del Servicio Médico Forense indicó que estas muestras se tomaron el 11 de diciembre a petición de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas.

En dos o tres meses se enviarán los resultados a esta instancia para determinar si entre las personas muertas no identificadas en el estado hay algún migrante de los que busca esta caravana.

El IJCF tiene a su resguardo alrededor de 700 cuerpos de personas no identificadas a partir de 2010, pero sólo cuenta con perfiles genéticos de 170 de ellos.

El resto pueden ser identificados por otros medios como huellas dactilares, fichas odontológicas o fotografías de tatuajes y características individualizantes.

Este año la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos hallo con vida a cuatro centroamericanos.

Las víctimas son jóvenes

Al respecto, Mota Fonseca señaló que la Caravana puede pedir acceso a los registros del resto de los cuerpos para buscar entre los que no cuentan con perfil genético.

“No lo han pedido, pero si regresan y lo hacen les daremos el tiempo que requieran para su búsqueda”, dijo.

La mayoría de los cuerpos no identificados en Jalisco son de jóvenes varones de entre 25 y 35 años, mientras que los de las mujeres corresponden a jóvenes de 20 a 30 años.

Tan sólo en 2017 se han registrado 127 casos de personas fallecidas no identificadas en el estado.

Alicia Arrollo, odontóloga forense, señaló que además de las muestras de saliva tomadas a las madres se realizó una entrevista de datos antemortem para poder acotar la búsqueda.

“Se tomaron muestras a madres de Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, la mayoría tuvieron contacto con sus familiares cuando ellos estaban en el norte de México, en Tamaulipas, Baja California o Sonora. Obviamente cuando estaban tratando de cruzar hacia los Estados Unidos”.

Explicó que si una de las muestras coincide con la base de datos se acude a esta información para determinar si concuerda el año de la muerte de la persona con el tiempo en que se presume pudo estar en México, o si hay coincidencias con otras características, como cicatrices o tatuajes.

Del 1 al 18 de diciembre, la décimo tercera Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos estuvo en México y logró localizar con vida a cuatro personas de Centroamérica reportadas como desaparecidas, una de fue encontrada en Guadalajara.

  • Te sugerimos leer

Hermanos sindicalistas pierden el negocio en el Mineco