¿Cuál debería ser el enfoque del Ejecutivo y el Congreso en los primeros seis meses?

A principios de este año tuve la oportunidad de presentar ante un foro público, cuáles debían ser las prioridades del Ejecutivo y del Legislativo para que aumentara la economía por encima de 4 por ciento.  Dada la crisis política en la que nos enfrascamos, nada de lo que se había comentado al inicio pudo darse en la práctica, con lo cual el 2018 nos presenta un año lleno de oportunidades para recuperar la agenda económica y crear las condiciones que permitan al país atraer inversión y crear más fuentes de trabajo.

Si todo termina como se ha previsto, el 2017 cerrará con una tasa de crecimiento económico de 2.8 por ciento, según las estimaciones del Banco de Guatemala.  Esta cifra es un resultado pésimo.  El mundo está creciendo a un ritmo de 3.6 por ciento, así que un país en desarrollo como mínimo, debería aspirar a crecer por encima del 5 por ciento en esas condiciones.  La perspectiva de crecimiento económico para el 2018 en Guatemala se sitúa cercana al 3 por ciento y se necesitan acciones contundentes de parte del Ejecutivo como del Legislativo, para darle un impulso a la economía.

Según el análisis de brechas al crecimiento económico elaborado por el Consejo Privado de Competitividad, las prioridades del Ejecutivo deberían enfocarse en hacer una readecuación presupuestaria que permita al país recuperar la inversión en infraestructura vial y que el próximo año la ejecución a julio del Ministerio de Comunicaciones, cierre por encima del 50 por ciento, invirtiendo en el bacheo de los tramos carreteros más importantes.

Segundo, un esfuerzo acelerado por parte del Ministerio de Economía, Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Trabajo como organismo que sustenta la Presidencia del Intecap y Pronacom, para redirigir todos los fondos posibles, hacia la formación de jóvenes en idioma inglés y aumentar la capacitación técnica en las habilidades identificadas por el sector empresarial organizado en el Estudio de Brechas de Talento.

Tercero, aumentar la inversión social que le permita a Guatemala recuperar el primer nivel de salud continuando el proyecto de eficiencia en hospitales, ampliándolo a los 44 hospitales nacionales, por parte del Ministerio de Salud.  Enfocar los recursos del Ministerio de Educación para mejorar en por lo menos 30 por ciento, los resultados de las evaluaciones estandarizadas de matemática y lectura y aumentar la eficiencia en el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social, que permita a Guatemala tomar proyectos que han sido eficientes para empoderar a la mujer, como el Programa de Mejores Familias de Fundazucar, y ampliarlo a nivel nacional.  En el caso del Legislativo, comentaré sobre ello en mi siguiente columna.  @jczapata_s

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo