“El pensamiento es la semilla de la acción.” ​​​​Ralph Waldo Emerson

El pensamiento critico se observa en todos los aspectos de vida, en cada momento. Como con otros términos diarios que se conocen con una comprensión asumida, como por ejemplo, los vocablos calidad y excelencia, toda persona goza de una definición propia según su discernimiento. Se aplica en procesos educativos, científicos y en el diario vivir, o empíricamente, en relaciones, o deliberadamente en procedimientos.

Un definición operativa pudiera ser “…El pensamiento crítico es un proceso que ayuda a organizar u ordenar conceptos, ideas y conocimientos. Este tipo de pensamiento se utiliza para llegar de la forma más objetiva a la postura correcta que debería uno tener sobre un tema.” http://concepto.de/pensamiento-critico/#ixzz52J0YXXCs

Escuchamos sobre el desarrollo del pensamiento critico desde la temprana edad; lo apoyan las relaciones sociales en los jardines infantiles, los juegos de rol en las mismas edades; el aprendizaje de los procedimientos, siguiuendo la estructura lógica del perfeccionamiento de un concepto hasta su aplicación, ejemplificado en las operaciones matemáticas, y en la observacion de la naturaleza en ciencias sociales. Se observa en el diario vivir, cuando por las relaciones laborales se conviven las diferencias de percepción de cada persona que integre o un equipo de trabajo o de amistades, que provoca pensar ¿porqué razona así? Un ejemplo de diferencias en estilos de razonamiento se vive cuando se cambia de sistemas operativas tanto de teléfonos celulares como de computadores, porque un piensamiento, un estilo de analisis, puede diferir en sistemas. Tanto en las relaciones humanas como las cibernéticas y de hardware, es de abstraerse a analizar cómo se opera para así poder convivir con la comprensión del porqué del actuar de los demás, y la lógica particular de cualquier dispositivo, o persona.

Otro ejemplo de un distinto estilo de pensamiento crítico particular es el programa de conducción automovilístico de Waze, versus el mapeo mental de un piloto. El software ha venido a rescatar a la población que maneja; este innovador sistema de navegación, que usa como objetivo final arribir al destino en el menor tiempo posible, no toma en consideración los aspectos que se puede estar atravesando un área de riesgo social en altas horas de la noche. La ventaja es la diversidad de rutas; una guia hablado, sin tener con consultar visualmente la ruta así asegurando la plena atención del piloto al volante, y la certeza de arribo a la meta final. Pero dentro del pensamiento critico del software no está el filtro social que es importante para las personas abordo. Esto se tiene que comprender.

El pensamiento critico en seres humanos depende de las experiencias de vida, iniciando en el hogar con la formación y apoyo de los padres de familia; la presentación de retos estructurados que instan al pensamiento de su resolución, así creando la amplitud de visión necesaria para cumplir con lo indicado en la definición inicial establecida aqui, la destreza de la objetividad en la solución de problemas. Esta objetividad permitará una visión verdadera del reto, problema o aprendizaje que a su vez, servirá de la base del conocimiento previo que establece el cimiento de constructivismo, metodología que ejemplifica el desarrollo de la lógica en el avance del aprendizaje. Se profundiza en las instituciones educativas, y las relaciones humanas.

El pensamiento critico, o su ausencia, se evidencia en la vida diaria. Si se observa la organización de carga en la palangana de un vehiculo de trasporte, hay alguna carga perfectamente organizada para optimizar el espacio, otra que esté ubicada como buenamente se pudo. Se demuestra así el nivel de pensamiento critico vital del piloto. Si se observan políticas, sean públicas o privadas, algunas navegan por una ruta eficiente, con su norte en la mira, y con vias alternas disponibles; otras son resultado de improvisación que no goza de visión; y navegan con reacciones que son resultados de no haber previsto la eventualidades posibles.

El pensamiento critico no es una asignatura que se curse y se aprueba. Es el resultado de una pausada contemplación de causa y efecto, el análisis y resumen de resultados, en el aprendizaje de la experiencia vivida. Es responsabilidad de las personas que gocen de él, el promover su avance global, para así asegurar un camino sensato en los pares y demás. Y el elemento constante en todo este proceso es el cambio, que exige la aplicación del mismo.

Al cierre del año 2017, y para el inicio del año 2018, es de ejercer el pensamiento critico en la observación del actuar personal, laboral y nacional pasado; y de prever los doce meses, cincuenta y dos semanas, trescientos sesenta y cinco días, dos mil ochenta y siete horas y quinientos veinticinco mil seiscientos por venir del 2018 como la meta final de ejercicio del pensamiento critico, con el fin de la mejora personal, familiar, laboral y nacional. Se insta a profundizar la observación cercana, llenar las carencias observadas, y apoyar al crecimiento del pensamiento de todos. ¡Es de beneficio común!

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo