El sector de pesca y acuicultura nada a marcha segura y este año fue otro período de avances significativos.

Con tecnología avanzada, alcanzó una productividad de hasta 60 mil libras de camarón por hectárea en lapso de engorde 90 días, superior a la media de 8 mil libras registras en otras naciones.

La alta producción y calidad de los camarones permitió que el producto llegue consumidores exigentes de la Unión Europea, Estados Unidos, México y Asia.

Lo anterior significó un aumento de 14.6% en las exportaciones de 2017 en comparación con 2016, lo cual generó divisas por más de US$200 millones, según la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).

Mayor valor agregado

El Sector de Acuicultura y Pesca de Agexport aglutina a más del 80% de productores y exportadores de productos de la acuicultura y la pesca del país.

Este gremio busca nuevos mercados y también ofrece mayor valor agregado.

Tal el caso de los camarones cubiertos  con coco, empanizados, camarones “scampi”, pinchos de camarón, filetes frescos de tilapia y de mahi mahi, dice María Olga Menéndez, gerente de este sector.

En la camaronicultura utilizan sistemas de producción innovadores en fincas de engorde y en laboratorios de producción de postlarvas de camarón, agrega Menéndez.

Se invierte en diseño y construcción de infraestructura y prácticas de manejo, así como en métodos de producción novedosos.

Pequeños productores con alta calidad

La industria de camaronicultura empezó a expandirse con el surgimiento de pequeñas empresas, con superficies de espejo de agua menores a cinco hectáreas.

Estas productoras también utilizan prácticas de manejo muy avanzadas, alcanzando resultados similares a las obtenidas por las grandes compañías del sector.   

 Tradicionalmente el destino de la producción de los pequeños camaronicultores fue el mercado doméstico, sin embargo existe saturación y ello los ha encaminado a convertirse en exportadores.

Frente a este reto, el sector de Acuicultura y Pesca los apoya para fortalecer el crecimiento de la camaronicultura y generar impactos socioeconómicos en áreas rurales de la costa sur del país, puntualizó Menéndez.

Mejoran producción de tilapia

El sector inició en 2017 una nueva modalidad en el cultivo de tilapia, el cual consiste en la producción de estos peces en jaulas, registrando tasas de crecimiento mayores a la de los sistemas convencionales de estanques de tierra.

Este proyecto cuenta con un programa de monitoreo ambiental sobre parámetros fisicoquímicos y biológicos que verifican su compatibilidad con el medio ambiente, indica Agexport.

Este proyecto se realizó por una empresa, la cual es acreedora de la Certificación Best Aquacuture Practices (BAP) de la Global Aquaculture Alliance (GAA).

Se aplicó en sus cuatro componentes: producción de alevines, engorde, planta de proceso y alimento balanceado.

Esta Certificación incluye el cumplimiento de estándares muy estrictos sobre medio ambiente, sanidad animal, trazabilidad y relación con la comunidad, resaltó Menéndez.

Perspectivas para 2018

Para el 2018 se espera incrementar las exportaciones en un 7%, además se trabajará para la apertura de nuevos mercados como China, Canadá, Corea del Sur y Rusia;, indica María Olga Menéndez.

Además, se dará mayor valor agregado a los productos de exportación.

Asimismo, en junio de 2018 se realizará el primer Simposio de Acuicultura de Agexport para abordar los avances en la industria de acuicultura mundial y dar a conocer los logros de la acuicultura nacional.

El Sector de Acuicultura y Pesca está conformado por empresas de camaronicultura, pesca de atún, de camarón y de mahi mahi.

Así como plantas de procesamiento, molinos de alimentos balanceados, comercializadoras, maquiladoras de productos pesqueros y proveedoras de insumos para la acuicultura.

Durante el 2017 se capacitaron 60 empresas en temas relacionados con el sector, con el apoyo de Al-Invest 5.0, programa financiado por la Unión Europea.

  • Te sugerimos leer

Eventos políticos que marcarán el 2018